El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

"El agresor sigue matando pese a las penas impuestas"

La catedrática Raquel Castillejo señala que los maltratadores no se ven como delincuentes

ANA IGLESIAS SANTIAGO   | 08.02.2011 
A- A+

Antonio Hernández
Castillejo ofreció una charla en la residencia Teniente General Barroso
FOTO: Antonio Hernández

Acercar a los jóvenes la figura del mediador como una persona que ayuda a resolver conflictos que surgen en el entorno familiar fue la base de la conferencia que ayer ofreció la catedrática de Derecho Procesal de la Universidade de Santiago Raquel Castillejo en la residencia Teniente General Barroso, titulada Mediación en situaciones de violencia de género.

Castillejo, presidenta de la Asociación Galega de Mediación e Igualdade de Xénero (Agamix), explicó que "aunque en principio parece que género y mediación son dos temas contrapuestos, en realidad no lo son", y llamó la atención sobre el hecho de que "pese a la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género aprobada en 2004 y los anuncios en los medios de comunicación, a día de hoy siguen muriendo mujeres y siguen recibiendo grandes palizas y maltrato psicológico. No sólo no se ha paralizado la violencia machista, sino que incluso parece que ha ido a más".

En este sentido Castillejo piensa que es obligado "plantearse que quizá las medidas paralizadoras no han sido las más adecuadas", indicando que "el proceso penal es terrible para la víctima" y que "la mayoría de las mujeres sometidas no denuncian. La mujer necesita apoyo psicológico para salir adelante, a que el maltratador le ha hecho entender que sin él no hace nada".

"El agresor sigue matando pese a las penas impuestas", explica Castillejo, "porque él no se ve como un delincuente ni piensa en lo que viene después de la agresión. Para él, el problema es de la mujer al no querer someterse".

Por ello, afirma que "hay determinados supuestos de violencia machista en los que la mediación serviría para paralizar el conflicto", teniendo en cuenta que "es un problema de convivencia, por lo que hay que dialogar, en la mayoría de los casos, para llegar a lograr una ruptura pacífica".

Esta jurista especialista en materia psicosociofamiliar se lamenta que la Ley de Mediación, aprobada en Galicia tras Cataluña, "no funcione todo lo bien que debiera". Entre las causas, señala "el hecho que no se haya dado a conocer lo suficiente y el que no exija a los mediadores una formación específica".

"De hecho", dice, "aquí ha habido muy pocos casos y no todos han terminado con acuerdos", aunque sí se muestra esperanzada en que "funcione mejor".

aiglesias@elcorreogallego.es