El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

"Antes se era feliz con poco y ahora, aún con mucho no"

La compostelana Chita Villar Blanco celebró ayer su centenario// Hija del doctor Villar Iglesias, pertenece a una familia muy ligada a la historia de la ciudad. Texto: Ana Iglesias

Chita Villar, centro, el día de su cumpleaños con algunos familiares y los tunos que le fueron a canta - FOTO: ecg
Ver galería
Chita Villar, centro, el día de su cumpleaños con algunos familiares y los tunos que le fueron a canta - FOTO: ecg

ANA IGLESIAS  | 15.04.2018 
A- A+

Goza de una excelente salud y de una cabeza privilegiada. "Siempre pensé que cumpliría 90 años, pero nunca que llegaría a los cien", confiesa Chita Villar, que lleva desde el jueves, día de su cumpleaños, recibiendo llamadas y regalos de familiares y amigos, algunos tan entrañables como el de la visita de unos tunos, obsequio de su prima Lolita, con la que comparte muchas tardes de animada conversación.

Viuda de Jesús Silva, "un hombre maravilloso y que cantaba muy bien", al que conoció trabajando en los almacenes de su abuela, Dolores Iglesias, tuvo cuatro hijos y recuerda una infancia "muy feliz", llena de anécdotas. "Éramos once hermanos y vivíamos al lado de donde hoy está el hotel Compostela, en una casa enorme con jardín, tres terrazas, y un pasillo tan largo que tenía dos consolas, dos bancos, dos butacas y varios maceteros".

Su padre, el conocido doctor Villar Iglesias, dirigía el sanatorio donde murió Valle-Inclán "después de haberlo tenido ingresado dos meses y pico cuidándole. Hasta su mujer, que trabajaba de artista de teatro en París, vino un tiempo después a darle las gracias a mi padre", cuenta Chita, que explica que "se decían muchas cosas sobre su muerte que no eran verdad, y mi padre acabó llamando a EL CORREO y dándole una foto de Valle Inclán sentado en la cama del sanatorio para que la publicasen".

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt