El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Aplauden en Conxo el plan del Concello para poner un radar fijo en el paso inferior

Los vecinos insisten en que la incorporación a la SC-20 desde la rotonda supone ahora un grave peligro para los conductores

Incorporarse desde la rontonda de Conxo al periférico es hoy en día una misión de alto riesgo - FOTO: Fernando Blanco
Incorporarse desde la rontonda de Conxo al periférico es hoy en día una misión de alto riesgo - FOTO: Fernando Blanco

UXÍO SANTAMARÍA SANTIAGO   | 20.08.2019 
A- A+

La propuesta planteada el pasado viernes por el concejal de Mobilidade, Gonzalo Muíños, que pasa por la instalación de un radar fijo o un fotorrojo en el túnel de Conxo, fue bien acogida por los residentes de la zona. En una entrevista en Onda Cero, la misma emisora donde el edil dio a coner los planes que manejan en Raxoi, el presidente de la Asociación Conxo Aberto, Xabier Sánchez, manifestó su conformidad con el proyecto. En este contexto, declaró que "é unha medida que vai na dirección axeitada"; y también recordó que se trata de una de las principales demandas de la entidad desde que quedó abierto a la circulación el paso inferior que atraviesa el barrio compostelano.

Así, señaló que la asociación viene denunciando que "a incorporación desde a rotonda á SC-20 en dirección O Milladoiro é un punto de enorme risco, onde se dan todos os días incidentes". Una situación sobre la que está al tanto el concejal de Mobilidade, quien reconoció que "o 98 % dos conductores infrinxen a norma de velocidade" cuando circulan por el paso inferior.

Por eso su intención es instalar cuando antes un instrumento de control de la marcha. Cabe recordar que el límite está establecido en 50 kilómetros hora en los carriles de la izquierda, que se reduce a 40 km/h en los de la derecha para facilitar las incorporaciones.

Lo cierto es que los excesos de aceleración en la SC-20, el conocido periférico compostelano, están a la orden del día. Solo es necesario situarse con el vehículo en el carril derecho del vial de doble sentido a la máxima velocidad permitida por las señales para comprobar que la inmensa mayoría de los conductores superan el límite establecido por la Dirección General de Tráfico.

En la actualidad solo hay un tramo en el que los responsables del volante levantan el pie del acelerador: se trata del túnel del Hórreo, donde hay instalados radares fijos en ambas direcciones. Superar los 50 km/h supone la llegada a casa de una buena multa.