El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Aramburu y Monteagudo reciben el XXIII Premio San Clemente Rosalía-Abanca

Al acto de entrega no pudo acudir por motivos de salud el tercero de los premiados, el escritor alemán Ralf Rothmann, autor de "Morir en primavera"

SANTIAGO. EFE  | 01.03.2018 
A- A+

El escritor donostiarra Fernando Aramburu por Patria y el gallego Xosé Monteagudo por Todo canto fomos (Todo cuanto hemos sido) han recibido hoy en Santiago de Compostela el galardón que les acredita como vencedores de la XXIII edición del premio literario San Clemente Rosalía-Abanca.

Al acto de entrega no ha podido acudir el tercero de los premiados, el escritor alemán Ralf Rothmann, autor de Morir en primavera, que ha tenido que quedarse en su país por problemas de salud.

La entrega de premios se ha celebrado en el Auditorio Abanca, evento al que han acudido representantes políticos y sociales como el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, el director general de RSC y Comunicación de Abanca, entidad patrocinadora del premio, Miguel Ángel Escotet y el alcalde de Santiago de Compostela, Martiño Noriega.

Núñez Feijóo ha valorado el camino a la excelencia emprendido por los jóvenes gallegos que han premiado a estos autores y ha manifestado la intención del Ejecutivo autonómico de acompañarlos con su acción de gobierno.

Sobre los premiados, el presidente gallego ha resaltado que las tres novelas parten del fondo común del recuerdo, en muchos casos de experiencias traumáticas u horrendas, para ofrecer, a su término, un mensaje de esperanza

En una rueda de prensa previa a la entrega de premios con los autores, Miguel Ángel Escotet ha destacado que cuando era joven valoraba mucho que se tuviera en cuenta su opinión, motivo por el que la entidad a la que representa está orgullosa de estos premios y continuará brindando su apoyo.

Los dos escritores premiados que han podido acudir a Santiago han coincidido en destacar en la conferencia de prensa lo especial de recibir una distinción otorgada por un jurado diferente al de la mayoría de certámenes literarios, ya que está compuesto íntegramente por alumnos de institutos de todo el mundo, encabezados por los del IES Rosalía de Castro, organizador del evento.

En este sentido, Fernando Aramburu, ha declarado que "siempre alegra y honra" cualquier premio, aunque tras más de dos décadas como profesor con "batallas diarias" para convencer a sus alumnos de que leyeran el premio San Clemente tiene un mérito especial.

Por su parte, Xosé Monteagudo ha terciado que el hecho de que los lectores jóvenes hayan premiado una novela, "Todo canto fomos" ('Todo cuanto hemos sido'), de "cierta complejidad" como la suya le hace reafirmarse en la idea de que "la literatura no tiene edad", ya que el jurado es capaz de hacer -a tenor de su experiencia tras encontrarse con los estudiantes participantes- "una lectura perfectamente ajustada" de la obra.

En el caso de Aramburu, el título premiado es "Patria", una obra que aborda el impacto de la banda terrorista ETA en la sociedad vasca y que, pese a tratar un fenómeno prácticamente ajeno a las nuevas generaciones, también es válida para los jóvenes dado que el autor entiende que sirve como representación "de una época, de unos hechos" y para explicar cómo fue una etapa que "por fortuna ya pasó".

El escritor vasco también ha respondido acerca de la popularidad de este trabajo, que no vaticinaba en un principio, y que celebra que se haya convertido en un "fenómeno social", que es lo que ocurre -ha precisado- "cuando un libro se convierte en tema de conversación".

Tanto Monteagudo como Aramburu se han zambullido poco después en un debate sobre la libertad creativa, a raíz del reciente secuestro judicial del libro Fariña, de Nacho Carretero, y de las presiones muchas veces negativas que reciben en las redes sociales.

El escritor gallego ha querido alejarse de la "literatura de lo políticamente correcto", porque entiende que supone "abdicar de la condición de creadores" y ha asegurado que no se siente "coartado por ninguna limitación de ese tipo externa a la propia obra", ya que siempre escribe aquello que considera oportuno sin mediación alguna y sin hacer caso a sus posibles repercusiones.

A su vez, el autor vasco ha evocado sus vivencias en el franquismo para sentenciar que "un exceso de prohibición infantiliza a la población" y que "una cosa es la verdad y otra es la representación de la verdad", por lo que ha instado a tener "cierto apego para la libertad de expresión", aunque siempre -ha matizado- dentro de unos límites cabales.

Asimismo, ha opinado, que este tema "no es privativo de España", sino "una tendencia más bien internacional" y que se plasma en el "deseo" de ciertas figuras públicas de erigirse "en directores mentales" para el resto de la sociedad.

Durante el acto de entrega, además, se han impuesto las Insignias de Oro de la Asociación Cultural Rosalía de Castro, que este año han reconocido a la periodista Montserrat Domínguez, directora del Huffington Post y a Beatriz de Moura, creadora de la Editorial Tusquets.