El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

El arzobispo realza la vida cristiana como camino a la dignidad

Monseñor Barrio apela al cristianismo para cambiar la vida terrenal // Reclamó no caer en el "cada uno a lo suyo" // Recordó la "sombra de dolor" por las víctimas del Alvia

Monseñor Barrio  - FOTO: ECG
Ver galería
Monseñor Barrio - FOTO: ECG

SANTIAGO   | 26.07.2019 
A- A+

Como es tradición, la Ofrenda recibió respuesta del arzobispo que destacó que la "solemnidad del Apóstol Santiago" nos motiva a reavivar nuestra identidad cristiana, reconociendo la dignidad sagrada de la persona cuya vida hay que respetar e defender en cualquier de las circunstancias".

En ese sentido, monseñor Julián Barrio recalcó la necesidad de dejarnos interpelar por preguntas incómodas para encontrar, aseguró, "respuestas verdaderas". Parafraseando a R­ilke, el máximo representante de la Iglesia compostelana aseguró que "alejarnos de Dios nos convierte en un haz de preguntas sin respuestas". Aseveró que en el déficit de humanidad que padecemos "la visión cristiana genera un juicio cultural y una experiencia de vida significativa para todos".

El prelado aseveró que es necesario "quitar muchos escombros de la superficie de nuestra conciencia, de nuestra alma y nuestra inteligencia para entender el auténtico significado de esta realidad". En este sentido, monseñor Barrio puso el acento en que, en lo que a la fe se refiere "a veces tenemos la sensación de vivir de rentas, sintiendo el agobio al tratar de responder a los perennes interrogantes sobre el sentido de la vida presente y futura".

Ante la presencia de todos los obispos de las Diócesis de Galicia, el arzobispo emérito de Tánger, monseñor Santiago Agrelo, y el responsable de la congregación vaticana para la Vida Consagrada, José Rodríguez Carballo, el mitrado insistió en la necesidad de la renuncia y el sacrificio dentro de la civilización actual.

Haciendo alusión a palabras del papa Francisco, monseñor Barrio pidió no caer en el riesgo de "ir cada uno a lo suyo y del sálvese quien pueda, aferrándonos a soluciones provisionales que se presentan como definitivas". Según dijo, "hoy vemos cómo tenerlo casi todo y sentirse vacío, es una enfermedad terrible".

Por otro lado, el prelado reclamó que "la solemnidad del Apóstol nos motive a reavivar nuestra identidad cristiana, reconociendo la dignidad sagrada de la persona humana cuya vida hay que respetar y defender en cualquiera de las circunstancias". También imploró mirar por "la humanidad sufriente en los refugiados, en los excluidos, en los migrantes forzosos, en los pobres, en las víctimas inocentes de tanta violencia sin sentido, que nos conmueven".

Al igual que hizo el delegado regio, el arzobispo tuvo un recuerdo para las víctimas del Alvia. "Lembro con afecto e na oración a quenes outros anos celebraban esta festa connosco e que o Señor chamou a súa presenza. Ninguén de nós pode esquecer esa sombra de dor que nas vísperas da túa festa extendeuse na cidade polo accidente ferroviario".

El arzobispo no dudó en hacer mención a la actualidad política para reclamar, "a nosos gobernantes que saiban encontrar, en diálogo sereno e respectuoso coa verdade, solucións aos problemas políticos, sociais e culturais; e por todas aquelas persoas que están ofrecendo os seus mellores esforzos para responder ás esixencias do ben común, de maneira especial educando os nenos e xoves".

 

Vea el vídeo en

www.correotv.es

 

Monseñor Barrio

Arzobispo de santiago

"En el déficit de humanidad que padecemos, la compañía de Dios con los mortales es la respuesta del cristianismo a las preguntas primordiales de siempre"

"A veces tenemos la sensación de vivir de rentas en lo que a la fe se refiere, sintiendo agobio al tratar a los perennes interrogantes sobre el sentido de la vida"

"La renuncia y el sacrificio son necesarios en nuestra civilización. Nos hacemos más grandes rebajándonos, siendo esta la clave del humanismo"

"Miremos a la humanidad sufriente en los refugiados, excluidos, migrantes, en los pobres y en las víctimas inocentes de tanta violencia sin sentido"

"Intercede polos nosos gobernantes para que saiban atopar, en diálogo sereno e respectuoso coa verdade, solucións aos problemas políticos, sociais e culturais"