El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

"Bueno hasta la médula": Santiago llora la muerte de Ramiro Trillo Seoane

El exdirectivo del BBVA era un hombre muy querido por su empatía y profesionalidad // Destacó por su gran acción social

Momento de la llegada del féretro a la iglesia conventual de San Francisco, ayer, donde se ofició el funeral.  - FOTO: A. Hernández
Momento de la llegada del féretro a la iglesia conventual de San Francisco, ayer, donde se ofició el funeral. - FOTO: A. Hernández

REDACCIÓN   | 23.01.2020 
A- A+

Todos son comentarios de alabanza hacia él. Numerosos vecinos que le conocían bien, entre ellos muchos exempleados del BBVA en Compostela y Galicia, volcaron ayer mensajes de pesar en las redes sociales nada más conocer el fallecimiento -el martes- de Ramiro Trillo Seoane, un hombre "bueno y generoso hasta la médula", que será recordado durante mucho tiempo como uno de los vecinos más populares de la capital gallega.

Fue alto directivo durante muchos años del Banco de Comercio y del BBVA y los que fueron sus clientes cuentan que los trataba como si fueran un miembro más de su familia. De hecho, cuando salía a la calle todo el mundo le saludaba y él también hablaba con infinidad de amigos y conocidos que se cruzaban en su camino, a los que siempre intentaba ayudar si estaba de su mano hacerlo.

Famoso por su buen humor, su don como excelente conversador, su empatía con quienes tenían problemas y su bondad, el difunto siempre destacó también por ser un excelente profesional de un sector, la banca, que conocía al dedillo y en el que era muy respetado.

Además, destacó por su acción benéfica. Era directivo de la Asociación Compostela Solidaria, con la que impulsó numerosas campañas de recogida de alimentos o conciertos para recaudar fondos para los más desfavorecidos.

Según pudo saber este periódico, estaba enfermo desde hace un tiempo y además hace unos años había sufrido algún que otro problema serio de salud. Residente en el número 21 de la rúa de La Rosa, el exdirectivo bancario deja esposa, Carmela Nouche Nouche, y cinco hijos: Ramiro (cardiólogo), Begoña, Alberto, Montse y Mari, también muy conocidos en la capital gallega y varios dedicados a la banca.

Los restos mortales del difunto fueron trasladado ayer desde el tanatorio de Boisaca hasta la iglesia conventual de San Francisco, donde se celebró un funeral de cuerpo presente. Posteriormente fue incinerado en la intimidad familiar.