El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Bulevar entre la rotonda de O Castiñeiriño y el Ensanche

Compromiso del PSdeG para reformar los accesos al centro urbano // Incluye también la avenida do Cruceiro da Coruña

Avenida de O Restollal, uno de los tramos que serían objeto de una profunda remodelación urbanística - FOTO: Fernando Blanco
Avenida de O Restollal, uno de los tramos que serían objeto de una profunda remodelación urbanística - FOTO: Fernando Blanco

CARLOS DEAÑO SANTIAGO  | 24.03.2019 
A- A+

Convertir las avenidas de O Restollal y Amor Ruibal en un gran bulevar urbano, con una fisonomía similar a que se le dio a Mestre Mateo y Victoria Míguez, o en Galeras, con amplias aceras y plantación de árboles, fue uno de los compromisos que el candidato socialista a la alcaldía Sánchez Bugallo cerró con los vecinos de los barrios de Pontepedriña y O Castiñeiriño en la reunión que mantuvo acompañado de la número dos de la lista, Mercedes Rosón.

El objetivo, explicó, es que todo este recorrido, correspondiente a la carretera N-525 "entre a rotonda do Castiñeiriño e o paso inferior debaixo das vías do tren", se transforme en una avenida urbana "arbolada, cunha beirrarúas en condicións, e coa reposición de servizos e mesmo algunha remodelación na propia rotonda", explicó. Un proyecto en el que afirmó que ya está trabajando y que pondrá en marcha si en mayo obtiene el respaldo de los vecinos de Santiago.

Esta mejora de los accesos a la ciudad no solo se acometerá en este barrio, sino que también está proyectada una mejora en otra de las entradas, en este caso, la de Cruceiro da Coruña, desde el polígono del Tambre hasta San Caetano. Cabe destacar que ambas vías son de titularidad municipal, lo que facilitaría la tramitación de las obras.

Además, el cabeza de lista del PSOE anunció también que trabajan en un programa de reurbanización de las rúas que conectarán con la futura estación de buses, la de Clara Campoamor y otras del barrio.

Rosón explicó que en la actualidad hay calles pequeñas en contacto con la futura estación de autobuses, "moitas delas cortadas, que precisan de humanización e adaptalas a ese novo contexto". Toda una serie de actuaciones que "estarán baixo o paraugas dun Plan de Mobilidade", que calificó de "elemento fundamental para este equipo".

"Ao longo destes anos, non se fixo nada", concluyó Sánchez Bugallo tras la visita a ambos barrios, y por eso comprometió una inversión de diez millones de euros, de los que seis se destinarían a la remodelación del trazado de la N-525, dos millones y medio más a la reurbanización de los viales, y 1,5 más al arreglo de Clara Campoamor, un proyecto este último que espera que Compostela Aberta no adjudique porque no está en absoluto de acuerdo con un diseño que considera que no garantiza la funcionalidad del tráfico con la puesta en marcha de la estación de autobuses.

En estas cantidades no está incluido el coste de los trabajos que se llevarán a cabo en el Área de Rehabilitación (ARI) existente en Pontepedriña, "xa que debe ser subvencionado pola administración pública pero coa participación económica dos propietarios".

En este sentido, tras recordar que en estos últimos años no se ha llevado a cabo ninguna actuación, destacó que las labores también se deberían extender a otras viviendas de los años sesenta, que tampoco tienen ascensores.

Parque infantil sin ejecutar

La falta de inversión en el barrio, destacaron los representantes del PSdeG, se plasma en que no hubo estos años ninguna inversión, ni siquiera se llevó a cabo el parque infantil que estaba aprobado.

Contaba con un presupuesto de apenas 69.000 euros, que se asignaron en el año 2017, pero no se llegó a ejecutar, a pesar de que, como denunciaron, el gobierno local dejó sin gastar más de 19 millones de euros en inversiones en los últimos ejercicios.

Paralizado el arreglo de casas

"Resulta inconcebible, inexplicable e inxustificable que despois de oito anos, non haxa ningunha vivenda rehabilitada nin un ascensor instalado" destacaron. A pesar de la declaración de la zona como ARI, nada se ha llevado a cabo.

Sobre este aspecto destacaron que las ayudas también se deberían extender a otras viviendas de los años sesenta.