El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

El capitel de la Casa de Varela: meta de 'peregrinos paganos'

Los estudiantes universitarios iniciaron la tradición de apagar un cigarrillo en el trasero de uno de los angelotes del soportal como ritual para ganar un jubileo 'anticlerical'// Es un atractivo más para cientos de visitantes

Angelote de la Casa de Varela, meta del conocido como Jubileo Pagano, en la Rúa do Vilar - FOTO: Fernando Blanco
Angelote de la Casa de Varela, meta del conocido como Jubileo Pagano, en la Rúa do Vilar - FOTO: Fernando Blanco

SANTIAGO. UXÍO SANTAMARÍA  | 27.12.2017 
A- A+

Se trata de uno de los capiteles más buscados por muchos turistas que visitan la capital de Galicia. Situado en el número 15 de la emblemática Rúa do Vilar, en pleno casco histórico compostelano, forma parte de uno de los arcos del soportal pétreo de la conocida como Casa de Varela. La figura que adorna este pieza de cantería pasaría completamente desapercibida de no ser porque es la protagonista de una de las múltiples curiosidades que acompañan a la historia de la ciudad. ¿Han oído hablar del Jubileo Pagano? Nada tendría que ver con el fenómeno jacobeo y, al parecer, este curioso capitel pagano sería su meta oficial.

Aunque no existe mucha información acerca de esta tradición, fuentes consultadas señalan que se trata de una costumbre no muy ancestral, ya que podría remontarse a los años sesenta del pasado siglo. De hecho, todo apunta a que fueron los estudiantes "más anticlericales" de la Universidad de Santiago los que la pusieron de moda.

¿En qué consiste el ritual? Pues en nada más ni nada menos que apagar un cigarrillo en el trasero de uno de los angelotes que integran el hermoso capitel. Esta figura, que se asemeja a un ángel desnudo o a un personaje mitológico -resulta dificultoso identificarlo con exactitud-, se encuentra montada a lomos de otro ser vivo que aparenta un animal y con el trasero hacia fuera. Así, el rito para ganar el Jubileo Pagano consistiría en apagar el pitillo estampándolo en el pequeño orificio que se existe entre nalga y nalga de esta criatura.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt