El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Convivir con la inteligencia artificial es posible

24.03.2019 
A- A+

Ficción y realidad parece que se mezclan cuando hablamos de inteligencia artificial (IA). Alimentado por cine, televisión y actualidad, genera enorme controversia, así como continuos avances. Uno de los programas del Citius está dedicado al Procesamiento de Lenguaje Natural, es decir, a la comunicación entre un sistema de inteligencia artificial y un ser humano.

Jose M. Alonso es uno de los investigadores que centra su línea de trabajo en este ámbito, relacionado con la lógica borrosa, "una forma de método que de alguna manera intenta imitar la forma de razonar de las personas. Modela las palabras con las que hablamos, es decir, si yo voy a aparcar un coche y le digo al procedimiento que tiene que girar un poco a la derecha ese sistema tiene que saber el significado de poco y como configurar matemáticamente esa palabra. En la realidad ocurre que no hay un prototipo ideal en el que las cosas son blancas o negras sino que ocurren en cierto grado, entonces si quieres tomar decisiones en la realidad tienes que saber ajustar esto".

Considera el científico que uno de los problemas que conlleva el uso de sistemas tecnológicos es poder distinguir lo que es fiable de lo que no. En esto se encaminan sus trabajos, en "intentar explicar al usuario el porqué de las cosas y que esa persona pueda confiar más. Ejemplos claros son las aplicaciones médicas, donde el doctor sabe, en base a su experiencia y a los resultados de análises de datos, la forma de proceder. Hace mucho que se intenta introducir la inteligencia artificial en la medicina, pero al final suelen topar con la falta de confianza del facultativo ya que al final el diagnóstico es su responsabilidad.

Estos avances tecnológicos comienzan a generar gran debate en torno a la legislación. Por ejemplo, en la nueva regulación europea una de las cosas que se plantea es que no vale que simplemente haya un programa que tome decisiones sino que hay que entender por qué se toma esa decisión, "que sea transparente, digamos, que se le exija a una IA lo mismo que a un ser humano" explica Alonso.

En referencia al futuro al que está encaminada esta disciplina, tan mitificada en películas de ciencia ficción, y al debate de si puede una máquina llegar a substituir a una persona, Alonso sostiene que "la idea es que intenten ayudar a hacer las cosas de una forma más sencilla, o realizar tareas tediosas o aburridas" aunque "siguen habiendo actividades para las que son necesarios los individuos. Yo creo en eso, en la convivencia, porque al final lo que tenemos son personas".