El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Desesperación y "miedo" en Pexigo de Arriba por la presencia de okupas

Los vecinos se quejan del comportamiento de un grupo de okupas que se ha instalado en el número 31 de Pexigo de Arriba - FOTO: Fernando Blanco
Los vecinos se quejan del comportamiento de un grupo de okupas que se ha instalado en el número 31 de Pexigo de Arriba - FOTO: Fernando Blanco

PEDRO GONZÁLEZ SANTIAGO   | 21.08.2019 
A- A+

Los vecinos de la zona de Pexigo de Arriba están indignados ante las molestias provocadas por un grupo de okupas que se alojan en algunas viviendas del edificio, situado en el número 31 de esta calle de la capital gallega. Los residentes se quejan de la falta de civismo de estas personas, que además, subrayan, "trapichean y consumen todo tipo de sustancias". "Da miedo entrar", comentan los residentes, que denuncian el uso inapropiado que estas personas hacen de las zonas comunes. Así, explican que no es la primera vez que encuentran a desconocidos durmiendo en los rellanos y, además, les molesta especialmente que estas personas dejen el portal de edificio permanentemente abierto "para recibir a los clientes que se acercan para adquirir su dosis".

Los afectados, que ya evitan "traer gente a casa", denuncian la falta de civismo de estos okupas: "Ponen la música altísima a horas intempestivas, sin importarles el descanso del resto de habitantes. Tienen okupadas varias viviendas; se van unos y entran otros, trapichean...". Tal es la situación, afirman, que tomaron la decisión de instalar cámaras de vigilancia en el portal, con el objetivo de disuadir "a los okupas y a sus clientes". Algo que, de momento, dicen, no ha dado resultado.

Los vecinos piden mayor "acción policial", dado que nadie mueve ficha para resolver la situación. Pensaron también en la posibilidad de cambiar la cerradura del portal, aunque, finalmente, desestimaron esa opción porque "acceden igualmente a través de las ventanas". Los afectados han denunciado la situación en diferentes ocasiones, aportando datos incluso sobre los "enganches" con los que se conectan a la red eléctrica. Sin embargo, la lentitud del proceso, que parece no avanzar, está haciendo mella en los ánimos de estas familias desesperadas por tener que aguantar a diario el mal ambiente que se vive en su edificio.

No se trata del único inmueble de la ciudad que está sufriendo problemas con la ocupación de viviendas. El pasado mes de julio, este periódico ya publicaba la insoportable situación de los vecinos de Pexigo de Abaixo, quienes lamentaban la presencia de una familia que se había apropiado de varios apartamentos de un mismo bloque. En ese caso, los residentes de la zona denunciaban "peleas, gritos, manchas de sangre en el portal del edificio y hasta marcas de balinazos".

Algo similar está ocurriendo también en la zona de Pelamios, donde los vecinos llevan ya meses pidiendo una solución ante "el continuo trapicheo de drogas que se da a plena luz del día", a raíz, también, de que un grupo de okupas se instalasen en varios pisos de esta zona de la capital gallega.