El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

aniversario

Doña Carmen, cien años después

Una vecina de O Camiño de Os Vilares celebró un siglo de historia arropada por toda su familia // Goza de un excelente estado de salud y conserva una mente sorprendentemente lúcida // Los García-Freire presumen de ser genéticamente longevos // La media de edad ronda las 90 primaveras

R. Q. • SANTIAGO   | 01.12.2008 
A- A+

La centenaria Carmen García Casas, con su sobrino nieto José Ramón García y su esposa, María

En el recoleto salón de su casa de O Camiño dos Vilares, muy cerca del calefactor y mimada en todo momento por sus hijas, Estrella y María del Carmen, que son sus ángeles custodios, se sabe protagonista. Está rodeada por el afecto de su familia que llega hasta sus tataranietos y a puntos tan distantes como Venezuela, Uruguay y Argentina. "Acaban de llamarla de Buenos Aires para felicitarla y para que cumpla muchos más".

Sólo faltan que suenen las campanas del carillón que anuncien las ocho de la noche. Más de treinta personas, entre familiares, amigos y vecinos, se preparan para entonar el cumpleaños feliz. El 29 de noviembre de 1908, en San Caetano, nació Carmen García Casas.

Cien años después reside en la misma zona. Su cabeza y su memoria prodigiosa atesoran la historia de Compostela que le tocó vivir y la inmediatamente anterior que aprendió en los libros y en el periódico que cada domingo compraba su abuelo García Freire, un labrador que recorría sus tierras -más de cien ferrados- a caballo, desde los límites de Guadalupe hasta Salgueiriños d'Abaixo.

Llega el momento supremo; apagar las velas y cortar la tarta: "Salud y suerte a todos; gracias por hacerme la vida amable. Nunca creí llegar a estos años. También deseo lo mejor para España, mi querida patria. Por ella daría mi vida sin temor", dice la homenajeada.

Sin arrugas

Del final que para los mayores apuntan las groseras estadísticas, ni una palabra. Doña Carmen tiene mañana, tiene futuro, corroborado por "una excelente salud", según ratifica el doctor Jesús Sueiro, su médico de cabecera presente en una reunión cargada de afecto y de envidia: ¿Cómo llegar a los cien años sin arrugas? Sus mejillas, a la hora de los besos, son suaves y tersas, pero lo más sorprendente resultan sus razonamientos, su mente lúcida y su memoria de notario. Especialmente emocionado se mueve, con una copa de cava en la mano, el sobrino de la centenaria Toñito García Noya, el que tantos años regentó el Bar Toñito de San Caetano.

A partir de sus comentarios se sabe que la estirpe de la familia García Freire es genéticamente longeva. La media de los primos de doña Carmen ronda los 90 años. La génesis de los García Freire también aporta otro dato interesante. La hija de la centenaria, María del Carmen, fue la primera mujer del barrio de San Caetano en obtener una licenciatura universitaria. Durante muchos años fue profesora de Lengua y Literatura Españolas en el instituto de A Estrada y también compañera de claustro de Francisco Rodríguez, el líder político de la UPG.

ANÉCDOTAS

Testigo de una centuria de noticias

José Ramón García González, hijo de Toñito, y por tanto sobrino nieto de doña Carmen, es el presidente, consejero delegado y propietario (50%) de Blu:Sens, la firma compostelana que ha conseguido desbancar a los gigantes internacionales como Apple o Sony en la venta de MP3. José Ramón, también Gallego del Mes de Febrero de 2007, está orgulloso de su abuela, que ya de niña destacaba en la escuela municipal de San Caetano por sus excelentes notas.

Sobre el respaldo de un sillón descansa un ejemplar de EL CORREO del día. Doña Carmen, suscriptora desde hace muchos años, nos escruta cada día. Ella y el periódico son símbolos de la perdurabilidad, testigos y notarios de una centuria cargada de acontecimientos. En otro momento está dispuesta a hablarnos de las aventuras rifeñas de Abdelkrim, de que "Alfonso XIII no era un calavera" como pasó a la historia, de la monarquía de Don Juan Carlos, de quien espera expectante su "discurso de Navidad" o del Tribunal de la Santa Inquisición...

También del Penal para los asesinos y delincuentes que se ubicaba al inicio de la Calle del Espíritu Santo. "No, los moros heridos que estaban en el Hospital Militar de San Caetano (durante la Guerra Civil) no molestaban a las mujeres de Santiago. Algunos de los que murieron fueron enterrados en Boisaca".

LAS CLAVES

Se casó después de la Guerra Civil

Doña Carmen casó relativamente tarde, a poco de terminar la guerra, en el año 1940. Adolfo, su esposo, tras combatir en los frentes de Segovia y de Teruel regresó a Santiago para incorporarse a la reducida nómina de empleados municipales.

Fractura de fémur y un marcapasos

Cien años después, se siente "orgullosa" de su ciudad. Lo dice Carmen García Casas, que aporta otro registro envidiable: "Estuve dos veces en el hospital". A los 90 rompió el fémur por culpa del bastón y a los 94 se le puso un marcapasos. Come de todo y muy sano.

Un grato recuerdo del alcalde Aenlle

La centenaria recuerda con especial agrado al alcalde Enrique Otero Aenlle -que intentó dotar de calefacción los soportales de las rúas- y al cardenal Quiroga, que era "muy alto, muy guapo, tenía unos ojos preciosos y fama de un buen predicador".

 

Una copita de licor café con las visitas

Cuando hay visitas, señala Estrella, "se anima con una copita de licor café". María del Carmen presume con orgullo: "Mi madre no tiene diabetes, ni tensión, ni colesterol". Doña Carmen se siente querida, cuidada y mimada. Esa es otra de las razones de su longevidad .