El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Los ediles de Santiago que fueron retratados por José Mª Fenollera

El artista plasmó con sus pinceles al menos a cuatro alcaldes // Actualmente la mayoría de estas obras todavía se conservan

Retrato de Alfredo Brañas Menéndez leyendo el periódico mientras está sentado en una mecedora y en zapatillas
Retrato de Alfredo Brañas Menéndez leyendo el periódico mientras está sentado en una mecedora y en zapatillas

ALFONSO FDEZ-CID FENOLLERA. SANTIAGO   | 26.08.2018 
A- A+

El artista José María Fenollera Ibáñez plasmó con sus pinceles los retratos de varios ediles compostelanos. Entre los hombres que posaron para el artista se encuentran por lo menos cuatro alcaldes y un concejal, que ocuparon los cargos públicos entre la transición entre los siglos XIX y XX.

Fenollera llegó a la capital gallega en el año 1886. En su trabajo muestra a los personajes, además de con una magnífica técnica en el que sobresale el dominio del dibujo, la luz y el color, con un notable realismo, traduciéndose además en un empaque especial, difícil de encontrar hoy en día.

Pese a que casi la totalidad de los retratos todavía se conservan, es una pena que el Ayuntamiento de Santiago no disponga de una galería de retratos de los que fueron sus alcaldes. Sin embargo, posiblemente no sea tarde para iniciar la tarea de organizarla, encargando unos, realizando buenas copias, incluso de las obras propiedad de otras entidades, como puede ser la Real Sociedad Económica, o mismo recuperando los que estén en manos de colecciones privadas. Este trabajo permitiría recopilar una buena parte de la Historia de la ciudad.

Entre los nombres de los personajes que retrató Fenollera destacan José Sánchez Villamarín, Ramón Sanjurjo Pardiñas, Cleto Troncoso Pequeño, Alfredo Brañas Menéndez o Eduadro Vilariño y Magdalena. De todos estos, el más imponente es el de Alfredo Brañas Menéndez, cuyas dimensiones alcanzan 83x124 centímetros. Le sigue muy de cerca el retrato de Ramón Sanjurjo Pardíñas, cuyo tamaño es de 126x80 centímetros.

Alfredo Brañas Menéndez

Alfredo Brañas Menéndez fue concejal en el Ayuntamiento de la capital gallega, catedrático de Economía Política y escritor y promotor del Movimiento Regionalista Gallego.

El cuadro con su imagen, el de mayor envergadura de toda la serie, es un óleo sobre tela de 83x124 centímetros, firmado en el año 1893, cuando la alcaldía de Santiago ya estaba gobernada por Cleto Troncoso.

Este retrato está considerado, además, como una de las mejores obras de José María Fenollera. Cabe destacar además que en esta ocasión el pintor no presenta al personaje a la manera de un retrato institucional, sino sentado en una mecedora, leyendo el periódico, en zapatillas y en una sala de estar. Es decir, se trata de un ambiente hogareño de tranquilidad y naturalidad excepcionales que cuenta además con una gran riqueza de detalle de los elementos teóricamente secundarios. La obra recuerda además a Courbet en su Retrato de Boudelaire, según apunta J.M. López-Vázquez, profesor de la Universidad de Santiago.

En la actualidad, esta obra es propiedad del Instituto de Estudios Gallegos Padre Sarmiento, situado en el antiguo Hospital de San Roque.

Eduardo Vilariño y Magdalena

El tercero de los alcaldes de la capital de Galicia retratado por Fenollara fue Eduardo Vilariño y Magdalena, regidor municipal desde el uno de enero de 1904 hasta el uno de febrero del siguiente año.

La pieza de su retrato es un óleo realizado sobre tela con una dimensión de 75x58 centímetros que cuenta, en su ángulo superior derecho, con la firma de José Mª Fenollera y el año de su creación, 1916.

Además de alcalde, Vilariño también fue presidente de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Santiago, motivo por el cual Fenollera lo retrató años después de haber sido alcalde.

Actualmente, el cuadro lo conserva la Escuela Económica entre los retratos de sus presidentes que dejó en depósito a la Facultad de Xeografía e Historia da Universidade de Santiago de Compostela.

Cabe destacar que en el retrato el que fuera alcalde de Santiago aparece con la medalla de esta sociedad.

Se trata, igual que ocurre en el relato de Troncoso, de una obra realista con una apariencia propia de principios del siglo XX.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt