El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Se entrega el conductor que huyó tras destrozar tres coches estacionados en Vite

Tiene todos los papeles del vehículo en regla y se hará cargo de los daños causados en los tres vehículos

CLAUDIA BLANCO SANTIAGO   | 24.04.2011 
A- A+

Antonio Hernández
Los coches estacionados sufrieron daños importantes en chapa y motor
FOTO: Antonio Hernández

Hoy a las siete de la mañana se entregó en el cuertelillo de la Policía local el conductor que se dio a la fuga tras destrozar tres coches en la Avenida Castelao en la madrugada del viernes al sábado.

Al parecer, la policía local ya lo tenía localizado en el compostelano barrio de Conxo, pero el hombre decidió entregarse voluntariamente hoy a primera hora. Tiene todos los papeles del vehículo en regla y se hará cargo de los daños causados en los tres vehículos.

Los hechos ocurrieron sobre la una de la mañana del sábado cuando un Seat Córdoba de color blanco se salió de la calzada y chocó contra tres coches estacionados en la avenida de Castelao. El duro golpe alertó a los clientes de un bar cercano que salieron a la calle y vieron cómo se daba a la fuga el conductor.

Estos vecinos llamaron a la Policía Local y le dieron a los agentes tanto la descripción del individuo que conducía como del automóvil. Con estos datos, la Policía peinó las calles de Compostela durante toda la noche y el día de ayer. Fueron alertadas todas las grúas y talleres de la zona para que dieran la voz de alarma en cuanto vieran este automóvil, pues el coche sufrió muchos daños y necesitaba reparación.

Según los testigos, el coche subía por la avenida de Castelao en dirección hacia San Caetano cuando, seguramente por exceso de velocidad, se salió de la vía y chocó, en primer lugar, con un Citroën Xsara, que estaba estacionado en la calle. El golpe fue tan brutal que todo el motor del coche parado se movió hacia atrás. El turismo tuvo que ser retirado por una grúa, pues ni encendía.

Antonio Hernández
Los coches estacionados sufrieron daños importantes en chapa y motor
FOTO: Antonio Hernández

Tras este primer golpe, el Seat Córdoba salió rebotado y, tras impactar con el Citroën C-4 estacionado al lado del Xsara, golpeó otra vez de forma muy violenta un Nissan Almera. El capó de este último automóvil también quedó doblado; el radiador metido para dentro, y el coche también dejó de funcionar.

El Seat Córdoba pudo seguir su camino, aunque con destrozos en la chapa muy severos y, según los testigos, un ruido "muy bronco".

local@elcorreogallego.es