El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

"Escribir solo tiene sentido si lo compartes con los demás"

Noe Martínez publica '¡Porque lo digo yo, que soy mamá!', una divertida novela sobre la maternidad

Noe Martínez
Noe Martínez

ANA IGLESIAS  | 17.11.2019 
A- A+

Noe Martínez se declara "una escritora feliz", y quizá por eso no es extraño que el principal objetivo de sus novelas sea también hacer felices a quienes las leen. Tras el éxito de Señálame un imbécil y me enamoro, ¡Quiero un hombre magdalena!, Él, mi último pelo de tonta y A otra princesa con ese cuento, Noe acaba de publicar ¡Porque lo digo yo, que soy mamá1, en el que narra su experiencia de la maternidad en clave de humor, ocho años después de su anterior novela.

-¿Cómo ha sido este tiempo desde tu último libro publicado?

La primera etapa fue una carrera de fondo importante, quizá porque cuando publiqué el primer libro, tenía en el cajón otras dos novelas más ya terminadas que aceleraron el proceso de los años siguientes. Yo encontré a mi editor, Alejandro Diéguez, valiente, capaz y entusiasta, cuando ya tenía mucho trabajo adelantado, pero el lapsus desde el 2011 no es del todo un paréntesis, porque en todo este tiempo no he parado de escribir relatos sobre mí misma y sobre mi maternidad disparatada y fascinante, y también relatos sobre amor y desamor.

-¿Qué tiene de tí y de los tuyos este último libro?

Tiene todo, porque lo de escribir en primera persona en esta ocasión es más verdad que nunca. Comencé a escribirla como un anecdotario personal, sin voluntad de publicación. Era algo que me ayudaba a relativizar mis miedos, mis alegrías, mis dudas, mis aciertos... y sobre todo a dejar claro que mis niños son mi mejor decisión.

-¿Cómo describirías tú la maternidad? ¿Te la esperabas así?

Como una locura maravillosa en la que todo tiene cabida, incluso lo inesperado. Cada día es un carnaval del que aprendo, gozo, y acabo extenuada y muerta de risa a partes iguales. Ser mamá es una cosa, ser mamá de mis niños es otra liga. No hay madre que no piense lo mismo de los suyos, es amor a primera vista.

-¿Cómo te ha cambiado la maternidad a la hora de escribir?

Cambia tu percepción de casi todo, porque, de repente, pasas de ser actriz protagonista a reparto. Todo es respecto a ellos pero contigo. Todo fluye y funciona porque tus hijos son parte de ti y contigo van. Brazos, piernas, corazón y niños. Soy un bonito kit de No sin mis hijos. Y me influye si escribo sobre ellos, porque son los que me dan los momentos, pero cuando escribo más de mundo adulto, de sentimientos y emociones propias de pareja, en absoluto. Entiendo que cuando ellos tengan edad de leerme, ya no les dará pudor pensar que su madre escribía esto o lo otro. Para ellos, mamá escribe. Y eso es un universo molón en el que yo cuento y narro lo que sea.

-¿Cómo lo estas viviendo?

Con la misma emoción que el primero. Sensaciones encontradas que siempre se resumen en dar gracias a mi súper editor por su apoyo incondicional y su generosidad, y a mis lectores por hacerme saber que lo que hago les llega. Escribir es mi forma de ser, soy una suertuda. Y en breve la presentaremos en sociedad.

-¿Supone tu vuelta a la publicación de forma más asidua?

En ello estoy trabajando con ilusión y ganas. Escribir solo tiene sentido si lo compartes con los demás.

-¿Cómo te definirías como madre?

Yo me veo deliciosamente desquiciada y enamorada de mis hijos de pies a cabeza. Soy una mamá helicóptero, de las que ven venir el peligro antes de que nazca, pero encantada con el cargo maravilla que Nicolás y Lorenzo me han regalado. Ser su mamá es lo más maravilloso del mundo.

-¿En qué estas trabajando ahora?

Pergeñando ya el tratamiento de escenas de la siguiente novela, y pensando en dar luz a los relatos de amor y desamor que me han ido atando al teclado todo este tiempo. No sé si a novela por año, pero tengo historias para contar y para reír, así que ¡teclitas a mis dedos...!

"Yo me veo deliciosamente desquiciada y enamorada de mis hijos de pies a cabeza"

 

"Comencé a escribirla como un anecdotario personal, sin pensar en publicarla"