El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Decoradora

Estefanía Carrero: “Cuando decoro una casa busco plasmar el alma del propietario”

A los 12 años, esta compostelana sabía que su vida estaría volcada en el mundo del interiorismo // “No creo en el ‘total look’, sino en el equilibrio entre muebles de un rastro con los del mejor anticuario” // “Mi mayor reto fue un hotel y lo más fácil, mi casa”

M.M. • SANTIAGO  | 15.11.2009 
A- A+

Estefanía Carrero en el despacho del estudio que abrió hace dos años en pleno centro de Madrid

Desde pequeña tenía clara su vocación, ser decoradora. Sin duda, las visitas de Estefanía Carrero Rial (Santiago, 1977) al estudio de interiorismo de su madre fueron determinantes para saber por dónde encaminaría sus pasos. No dudó en irse a Madrid con sólo 17 años para estudiar la carrera ni tampoco cuando decidió compaginarla con el trabajo. Hace dos años consiguió abrir su propio local, en pleno centro de la capital de España, donde realiza proyectos tan variados como reformas integrales de viviendas hasta amueblamiento de hoteles, oficinas o espacios públicos. Su buen hacer se puede ver en el último número de la prestigiosa revista Architectural Digest (AD) que dedica un extenso reportaje sobre la vivienda que comparte la interiorista con su pareja, el anticuario Alejandro Fauquié. Reconoce que "ama" mezclar estilos y que una de sus normas es que en las casas que decora no se note su mano, que refleje la personalidad de sus clientes.

_ ¿De dónde viene su pasión por el interiorismo?

_ Desde pequeña me ha interesado la estética. Mi madre tiene un estudio de decoración en Santiago y me gustaba ayudarle. Quizá mi pasión por el interiorismo surgió ahí, creo que tenía sólo doce o trece años cuando tuve muy claro cuál iba a ser mi profesión.

_ A los 17 años marchó a estudiar a Madrid y a los 19 comenzó a trabajar con Pascua Ortega. ¿Cómo fue el flechazo con este decorador, considerado como uno de los grandes, y que en su currículum, además de la decoración de casas o palacios, consta que fue el encargado de engalanar el centro de Madrid en la boda de los Príncipes de Asturias?

_ En primer lugar, la experiencia de estudiar en Madrid fue tan gratificante que decidí quedarme. Después, el flechazo con Ortega surgió cuando me lo presentó un amigo en común. Después quedamos a comer y unos días más tarde ya estaba trabajando con su estupendo equipo.

_ Hace dos años abrió su propio estudio en el centro de Madrid, ¿cómo definiría esta etapa volando sola?

_ Ilusionante, porque era un reto que quería afrontar para poder desarrollar mi propia relación con el mundo del interiorismo.

_ En esta nueva etapa ha realizado proyectos de todo tipo, desde reformas integrales tanto de decoración como amueblar viviendas particulares, oficinas, hoteles o espacios públicos. ¿Cuál ha sido el mayor reto?

_ Todos los trabajos que he hecho han sido muy edificantes. Aunque si hablamos de retos, el mayor, sin duda, fue el hotel, porque hay un plazo de entrega, una fecha de inauguración, y hay que darlo todo en un tiempo limitado. Por el contrario, lo más fácil ha sido decorar mi casa, porque sale con naturalidad, es espontáneo.

_ ¿Suele echar mano de la psicología para ver qué quiere un cliente?

_ Cuando un cliente contacta conmigo sigo siempre los mismos pasos: visito el espacio a reformar, trazo el plan de necesidades en colaboración con el cliente, desarrollo el proyecto de decoración en el estudio, presento el proyecto y, en caso de aceptación, lo ejecuto. Pero sí, en el plan de necesidades es donde tengo en cuenta los aspectos personales y psicológicos del cliente.

_ ¿Se adapta a su estilo o busca la fórmula para que encaje en el del cliente con el suyo?

_ La mayoría de las veces se trata de explicarle al cliente cuáles son los posibles puntos de vista sobre una idea y normalmente se llega a un acuerdo sobre el criterio.

_ ¿Pero no tiene un sello propio?

_ Justamente intento no tener un estilo definido para poder adaptarme más a los clientes, pienso que un sello puede llegar a limitar el resultado de un proyecto.

_ ¿Cree que se puede decorar bien una vivienda con poco dinero?

_ Por supuesto. Lo fundamental es que la vivienda refleje la personalidad del propietario, su alma, que es lo que hago cuando decoro una vivienda. No se puede decorar sólo con muebles de Ikea o con los mejores de un anticuario de París. No creo en el total look, sino en la combinación de estilos. Tener una casa bien decorada se basa en tener criterio y sentido de la estética.

_ ¿Qué opina del minimalismo que parece ser el rey de la decoración?

_ Es un estilo decorativo, no una moda. Afortunadamente, no creo que exista un rey en decoración, lo que nos permite mayor libertad.

_ En la prestigiosa revista AD sale publicada la vivienda que comparte con su pareja, el anticuario Alex Fauquié. ¿Qué aportó cada uno?

_ Coincidimos mucho, aunque tenemos por norma no meternos uno en el terreno del otro. En el caso de nuestra vivienda básicamente Alejandro aportó su colección de antigüedades y yo el espacio adecuado para encajar estas piezas.

La revista donde sale publicada su casa habla de decoradores que darán que hablar, como es, sin duda, el caso de esta compostelana, hija del fonocirujano Juan Carrero, del que asegura que "hace un trabajo increíble para el que hay que tener unas cualidades que yo no poseo".

n local@elcorreogallego.es