El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Explotan una bomba casera en un piso en el que vivió Bugallo

Colocaron el artefacto en la puerta de un piso de Doctor Teixeiro y dejaron pasquines contra el patrimonio de Bugallo

CLAUDIA BLANCO SANTIAGO   | 10.03.2011 
A- A+

El atentado solo consiguió quemar parte de la puerta del piso en el que vivía hace dos años Bugallo. Al parecer, sin embargo, querían hacer más daño, pero la bomba casera que instalaron falló y solo provocó un pequeño fuego

"Un poco más y nos queman a todos", comentaban ayer algunos vecinos del edificio número 8 de la calle Doctor Teixeiro. Y es que el susto que se han llevado los residentes de este bloque no es para menos. Alrededor de las tres y media de la madrugada hizo explosión un artefacto casero.

La deflagración logró quemar parte de la puerta del piso 2A y llenó de ceniza las paredes y el hueco de las escaleras. "Oímos como si se tratara de una bomba de palenque, de estas que se tiran en las fiestas: primero la mecha y unos segundos después la explosión", describe uno de los vecinos. "Yo escuché tres o cuatro detonaciones muy fuertes", dice otro.

Además de la explosión, los autores dejaron en el edificio 21 pasquines en los que se podía leer en gallego lusista proclamas contra las propiedades del alcalde "del PSOE Sánchez Bugallo", y la firma "Viva Galicia libre". Y es que el piso que sufrió el atentado es el mismo en el que residía el regidor compostelano hasta hace algo más de dos años, dato este último que seguramente desconocían los autores de este suceso.

Por otra parte, y por el modo de cómo se perpetró este ataque, se cree que los que pusieron esta bomba casera son el mismo grupo de independentistas radicales que atentó contra el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Santiago Roberto Blanco Valdés en enero de 2010.

En esa ocasión los delincuentes actuaron de madrugada, hicieron explosionar un artefacto casero de similares características, con piezas que se suelen utilizar en pirotecnia, y también dejaron numerosas octavillas escritas en gallego reintegracionista.

Los Tedax de la Policía recogieron muestras del explosivo y lo está analizando, aunque se han encontrado con un grave contratiempo. Los vecinos creyeron que la explosión era una gamberrada de Carnavales y no salieron de sus casas ni avisaron a la Policía. De este modo, la primera en encontrarse con los restos del atentado fue la señora de la limpieza, a las ocho de la mañana de ayer, y la mujer no tuvo mejor ocurrencia que recoger y limpiar todo lo que pudo antes de avisar a los vecinos y de que estos llamasen a la Policía, ya a las 9,20 horas de la mañana.

local@elcorreogallego.es  

LA CLAVE

¿PUDO VOLAR EL EDIFICIO?

•••El grupo independentista pretendía hacer realmente daño. Y es que, según han declarado a este diario algunos vecinos, "le hemos oído decir a la Policía Científica que el artefacto falló".

•••Estos testimonios señalan que la bomba casera tenía elementos de pirotecnia y un recipiente tipo aerosol de carga de mecheros. Explotó hasta en cuatro ocasiones, según algunos testigos, y si hubiese funcionado bien conseguiría provocar daños de muy alta consideración. Algunos dicen que le oyeron decir a los agentes que "pudo volar el edificio".

TAMBIÉN ATACARON AL JUEZ MÍGUEZ POZA

••• El exdecano de los jueces de Santiago, Javier Míguez Poza, también sufrió un ataque por parte de los grupos radicales. Fue en julio de 2010 cuando los terroristas hicieron explotar en su casa de las afueras de Compostela un artefacto que, por suerte, no causó ningún daño aunque sí alarmó a todo el vecindario.

••• Fue un explosivo similar al empleado en la casa del catedrático Roberto Blanco Valdés y al utilizado la pasada madrugada contra la casa en la que antes vivía el alcalde Bugallo.

••• En esa ocasión, el ataque a la casa de Míguez Poza llegó a Internet. Un anónimo utilizó la red para reivindicar la acción colgando el mensaje en la página galiza.indymedia.org. En el comunicado decían que se trataba de "una acción de castigo" contra "elementos ultra-espanholistas e represores". Y que consideraban a Poza como un "enemigo" del "Povo Traballador Galego".