El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

La falta de control de Audasa causa un grave accidente con un jabalí en la AP-9

El conductor de un Mini, directivo de una empresa compostelana, no pudo esquivar al animal en plena calzada y se empotró contra él // Circulaba de A Coruña hacia Santiago

El coche, un Mini prácticamente nuevo, sufrió daños en varias partes del frontal y el lateral del mismo
El coche, un Mini prácticamente nuevo, sufrió daños en varias partes del frontal y el lateral del mismo

RAMÓN LÓPEZ  | 22.11.2019 
A- A+

Pudo ser una tragedia, sin duda. El directivo de una empresa compostelana sufrió la noche del miércoles un grave accidente en la autopista, concretamente a la altura del kilómetro 18, cuando viajaba desde A Coruña con dirección a su domicilio en la capital gallega. En torno a las once y media de la noche, y tras haber llegado desde Madrid al aeropuerto de Alvedro, conducía su vehículo particular, un Mini Cooper prácticamente nuevo, a una velocidad sensiblemente inferior a la máxima permitida, alrededor de los 100 kilómetros por hora.

En ese momento vio cómo un jabalí se cruzaba por delante de su coche. "Fue un instante, no me dio tiempo prácticamente a nada. Solo di un pequeño volantazo instintivo para intentar evitarlo". Fue esa reacción la que evitó que el animal, de un tamaño considerable, impactara directamente en el frontal del coche y pudiera provocar mayores daños, desviando el vehículo o haciendo perder el control al conductor.

Hay que añadir que a esa hora llovía insistentemente en la autopista, un problema añadido a la hora de controlar el coche. El golpe, finalmente, fue frontolateral, unos daños que fácilmente, según una primera estimación aún sin peritar, podrían rondar los 2.500 o 3.000 euros.

No solo el vehículo sufrió daños. El conductor, aunque afortunadamente no resultó herido grave, si necesitó asistencia médica. Acudió por su propio pie, debido a intensos dolores de espalda, a una revisión médica de urgencia. El diagnóstico fue que sufría una lumbalgia aguda que precisará descanso y medicación. Tras sufrir el accidente, el conductor del vehículo se comunicó con responsables de la autopista para que, en primer lugar, se procediera a la retirada del animal. Había que evitar que otro conductor pudiera sufrir otro accidente y eso era lo prioritario. Una vez que los servicios de asistencia se hicieron cargo de ese tema se informó para saber cómo podía exigir las lógicas responsabilidades a Audasa, puesto que ese animal nunca debería haber accedido a la autopista.

 


MALESTAR. Tras la primera toma de contacto con empleados de Audasa, en el peaje de Sigüeiro, para presentar una reclamación, el conductor del vehículo siniestrado se dio cuenta de que no iba a ser una tarea sencilla. "Estuve una hora para llamar a un teléfono de la empresa, para enviar emails... y todo para que me digan que en el plazo de 15 días sabré algo". El problema añadido es que ni siquiera sabe si puede comenzar a reparar el golpe del coche o tiene que esperar. "Ellos tienen el parte de los servicios de asistencia en la autopista, pero yo estoy sin vehículo y lo necesito. La única alternativa que te dan es esperar a que tengan a bien contestarte", indicó el afectado. La obligación de la empresa sería garantizar que jamás accediera un animal a la autopista, algo que, evidente, no están cumpliendo.

El caso de este compostelano no es un hecho aislado. Los jabalíes causan ya en la comunidad gallega tres de cada cuatro accidentes en los que están implicados animales. Esto supone que Galicia, con el 17,6 por ciento, sea la segunda de España con mayor porcentaje de siniestros debidos a fauna salvaje.