El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Febrero se estrenará con radares operativos en O Restollal y Conxo

Estará ya en pruebas el de O Paxonal la próxima semana, pero todavía sin sancionar // El otro cinemómetro se colocará después de la curva del falso túnel en ambos sentidos

Radar instalado en la avenida de O Restollal, izquierda, y lugar en el que se está colocando el cinemómetro de Conxo - FOTO: F. Blanco
Radar instalado en la avenida de O Restollal, izquierda, y lugar en el que se está colocando el cinemómetro de Conxo - FOTO: F. Blanco

SANDRA CUIÑA  | 23.01.2020 
A- A+

Desde el Concello de Santiago están trabajando a pleno rendimiento para que los radares de control de velocidad de O Restollal y Conxo comiencen a funcionar en el mes de febrero. Así lo confirmó a EL CORREO GALLEGO el concejal de Movilidad, Gonzalo Muíños, quien reconoció que los trabajos del cinemómetro de O Paxonal están más avanzados. "Vamos más rápido con el radar de O Restorall, así que a lo largo de esta semana su instalación estará totalmente terminada", indicó el edil.

Esto no significa que a partir de la semana que viene este dispositivo comience ya a sancionar a los conductores que circulen a más velocidad de la permitida, puesto que, según explicó Muíños, estará operativo unos días de prueba, pero sin multar. "Cuando entre en funcionamiento vamos a avisar con tiempo a todo el mundo", recordó.

En lo que se refiere al radar de Conxo indicó que se está instalando en el lugar que solicitaron los vecinos de este barrio. Es decir, en ambos sentidos de circulación a la salida de la curva. "Estamos pintando las cabinas y hormigonando y después se tendrán que realizar mediciones y pruebas para calibrarlo adecuadamente", señaló. La intención del Ayuntamiento es que ambos dispositivos "estén operativos en el mes de febrero". Muíños añadió que además de avanzar la fecha en la que empezarán a sancionar estos dispositivos, ambos estarán señalizados, tal y como exige la legislación española.

En numerosas ocasiones el responsable de Movilidad ha dejado claro que la decisión de colocar ambos radares no se debe a un afán recaudatorio. El objetivo es acabar con el exceso de velocidad en estos puntos de la capital gallega, especialmente en Conxo, donde la estadística habla por sí sola.

En solo nueve días más de 15.000 vehículos circularon por la zona a una velocidad superior a los 111 kilómetros por hora en un punto limitado a 40 y 50 km/h en función de si se circula por el carril de la derecha o de la izquierda. Así consta en un estudio de medición de velocidad que realizó el Concello en los carriles de salida de Compostela, entre finales de abril y principios de mayo del año pasado. "Los datos son contundentes. Se controlaron más de 180.000 vehículos, de los cuales más de 15.000 circulaban a más de 111 Km/h. Casi ningún conductor respeta el límite de velocidad", destacaba Muíños,

Actualmente, además del cinemómetro situado en el túnel del Hórreo, también en ambas direcciones, son cinco las cámaras situadas en distintos puntos que vigilan que nadie se salte un semáforo en rojo.

Los fotorrojos disuaden

•••Los cinco fotorrojos que están instalados en la capital gallega están situados en Amor Ruibal, en la confluencia de Rodríguez de Viguri con la plaza de España; en la unión entre Romero Donallo y Frei Rosendo Salvado, en la avenida de Lugo y en la plaza da Paz. Se trata de puntos con una elevada intensidad de tráfico. En este sentido, el informe de los últimos años denota claramente que la presencia de estos dispositivos ha servido para concienciar a los conductores, puesto que el número de sanciones ha descendido progresivamente: 3.144, en 2015; 2.583 en 2016; 1.831 en 2017; y 1.641 en 2018.