El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Hernández promete cerrar el vertedero de Miramontes

FOTO: ECG
FOTO: ECG

UXÍO SANTAMARÍA  | 15.04.2019 
A- A+

Más de mil vecinos de las parroquias santiaguesas de Nemenzo, A Gracia, San Juan y Santa Cristina de Fecha, Peregrina, Busto, Marantes, Grixoa, Verdía y Marrozos se reunieron ayer en Nemenzo para trasladar a Agustín Hernández, presidente del Partido Popular y candidato a la alcaldía de Santiago, las carencias que sufren en estas zonas.

En el encuentro también participaron el líder del PP y candidato al Gobierno de España, Pablo Casado, y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, además de las populares Marta González y Valentina Martínez. En este contexto, Hernández anunció que su Gobierno tendrá una concejalía solo dedicada al rural, puesto que esta área compostelana es "muy extensa" y ha sido "maltratada", por lo que se hace necesaria "una renovación intensa".

Destacó que la formación lleva años trabajando para saber qué precisa la gente que trabaja y vive en el rural, y que han recogido distintas propuestas que "aparecerán reflejadas en el programa electoral del PP de Santiago y, lo más importante, serán la hoja de ruta" que seguirá su Gobierno si los santiagueses le dan su confianza el próximo 26 de mayo.

Durante su comparecencia, insistió en que su equipo "no toca de oído", sino que lleva muchos meses unido al territorio para conocer "de primera mano los problemas del rural".

Antes de finalizar este almuerzo, los vecinos tuvieron la oportunidad de preguntar directamente al candidato sobre problemas específicos de sus zonas. "Quedó claramente reflejado que el rural santiagués sigue sin tener el transporte público que merece, falta abastecimiento y saneamiento, se encuentra cruzado por numerosas pistas que carecen del mantenimiento más básico y soporta una carencia de servicios básicos", apuntó.

Finalmente, subrayó que de hacerse con el bastón de mando de Raxoi el próximo 26 de mayo hará todo el necesario para clausurar el vertedero de Miramontes, unas instalaciones que tienen desde hace años en pie de guerra a los vecinos debido a las irregularidades detectadas.