El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

{ TRIBUNA LIBRE }

La hospitalidad

JOSÉ FERNÁNDEZ LAGO   | 21.07.2019 
A- A+

UNA DE LAS CLÁSICAS OBRAS de misericordia es "dar posada al peregrino". En nuestra sociedad occidental, la hospitalidad se da en proporción inversa al progreso: cuanto más rica y poderosa es la aldea o villa a la que llega un visitante, más difícil y menos plena es la acogida. A esto colabora en buena parte la existencia de albergues u hoteles en los que residir, el que, por simple prudencia, no pueda uno alojar a un desconocido en su casa. Sin embargo Abraham, por ser hospitalario, acogió en su propiedad al mismo Dios; y Santiago (cuya solemnidad celebraremos el próximo jueves) y Juan, quejosos de que unos samaritanos no les dieran alojamiento, quisieron arremeter contra ellos, con la subsiguiente reprimenda del Maestro.

La 1ª lectura de la Misa de hoy, del libro del Génesis, muestra a tres personas desconocidas que llegan a la actual Hebrón, junto a la encina de Mambré. Abraham los acoge: les ofrece agua para lavar los pies y descansar, apoyados en la encina; les trae una hogaza de pan, mata un ternero y se lo ofrece guisado. Ellos le anunciaron que su esposa Sara concebiría y daría a luz un hijo. Era un regalo del Señor, presente en aquellas tres personas que Abraham había acogido en su tienda.

El Evangelio del día de hoy presenta a Jesús que llega a Betania. Marta lo recibe y se dispone a ofrecerle viandas. Mientras tanto María goza escuchando al Maestro. Se queja Marta, y Jesús le responde: No te preocupes tanto de eso, Marta. Ven, que nos arreglamos con lo que ya tengas. Tu hermana María ha escogido la parte mejor: no es que esté sin hacer nada, sino que está escuchándome. Ven.

San Pablo se presenta como un ministro de la Iglesia, que anuncia el misterio. Ese misterio, escondido hasta ahora para los gentiles y ya revelado a su pueblo santo, consiste en que Cristo es para ellos la esperanza de la gloria, pues Dios es el Dios de todos. Nosotros anunciamos a ese Cristo, aunque tengamos que sufrir por causa de los gentiles, siempre en la esperanza de que todos lleguen a la madurez en su vida cristiana.

EL AUTOR ES CANÓNIGO LECTORAL