El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Lucha desde el cielo contra el fuego

El Aeródromo Militar de Lavacolla acoge desde mañana dos hidroaviones que se suman a la campaña de prevención de incendios // En septiembre se incorporará un 'pájaro' más // "Galicia es el lugar donde más masa forestal se quema a lo largo del año", lamenta el capitán Fernández Boyero

ARTURO REBOYRAS  | 14.08.2019 
A- A+

Absorber seis mil litros de auga en doce segundos en medio de una ría a rebosar de bateas, embarcaciones, aves marinas y bañistas supone una maniobra de alta precisión para los pilotos del 43 Grupo del Ejército del Aire. Y qué decir de la operación de descarga, en medio de una densa humareda, donde obstáculos como el cableado del tendido eléctrico, los eólicos o las cimas de las montañas apenas se pueden visualizar. Es el trabajo que realizan los aviones apagafuegos de las Fuerzas Armadas de España, que cada verano se desplazan a Galicia desde su base en Torrejón de Ardoz (Madrid) para sumarse a la campaña de prevención de incendios forestales.

En el Aeródromo Militar de Santiago, situado en Lavacolla, se encuentra desde el pasado uno de julio un avión anfibio antiincendios con un equipo integrado por diez profesionales, entre pilotos y mecánicos. "Está siendo una temporada tranquila, porque de momento no hubo ningún fuego de consideración", señaló ayer en declaraciones a los medios la subdelegada del Gobierno en la provincia de A Coruña, Pilar López-Riobóo, durante una visita a las instalaciones en la que quiso agradecer la labor que el Ejército del Aire desempeña cada año en la comunidad "con mayor masa forestal del país", en palabras del capitán Reinaldo Fernández Boyero, coordinador de comunicación del 43 Grupo. El piloto señaló que en este momento hay 11 aviones de este tipo repartidos en ocho destacamentos por toda España. "Cabe subrayar que el destacamento de Santiago es el que más aviones anfibios de alta capacidad tiene, ya que estadísticamente Galicia es el lugar donde más masa forestal se quema a lo largo del año", dijo.

En este contexto, López-Rioboo anunció que desde este jueves se incorporará a este dispositivo aéreo otro CL-415 (el hidroavión con mayor capacidad del Ejército del Aire español) con su respectiva tripulación de diez personas; y el uno de septiembre lo hará un tercero. Todo con el objetivo de estar "alerta" ante cualquier peligro o incendio forestal que pueda surgir en los montes gallegos.

Al respecto, también hizo referencia al motivo de estas dos incorporaciones en este momento del verano: "Estadísticamente, durante la segunda quincena de agosto vivimos las fechas más complicadas en el capítulo de incendios forestales y, por eso, se incorpora este segundo avión", al que se sumará un tercero el día uno de septiembre, puesto que "venimos observando que el peligro se mantiene" hasta entrado el otoño.

Hasta ahora permanecían en Lavacolla 10 personas, en dos tripulaciones completas que cubren por completo todos los días de la campaña y hacen relevos cada quince días, pero con la llegada de otro avión serán cuatro las tripulaciones, unas treinta personas, que tendrán su base en el Aeródromo Militar de Santiago, cuyo jefe accidental, el teniente coronel Julio César Rodríguez, también quiso poner en valor la labor que realiza el 43 Grupo en Galicia cada verano en la comunidad.

SIN MUJERES PILOTO. La tripulación de cada hidroavión está conformada por tres profesionales, dos pilotos y un mecánico, y puede llegar a cinco (dos observadores) cuando se trata de una misión de búsqueda y rescate. En este momento no hay ninguna mujer entre los pilotos del 43 Grupo. "La última se fue a Iberia el año pasado", comentó el capital Fernández Boyero, a la vez que indicó que cuentan con varias mecánicas.

Antonio Hernández
DE VISITA EN Lavacolla Pilar López-Riobóo con el teniente coronel Rodríguez y cuatro tripulantes, ayer
FOTO: Antonio Hernández