El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Manuel Sanmartín, el actor que huyó de los números

Compostelano de la rúa do Franco, "nunca he dejado de estar censado aquí"//Renunció a trabajar como economista para dedicarse a la interpretación // Ha conseguido éxitos en cine, teatro y televisión

Manuel Sanmartín, derecha, con Carlos Deaño. Foto: M. Blanco
Manuel Sanmartín, derecha, con Carlos Deaño. Foto: M. Blanco

C. D. • SANTIAGO   | 11.05.2008 
A- A+

El actor compostelano Manuel Sanmartín fue el protagonista del programa de Correo TV Cita en San Francisco, que se emite desde San Francisco Hotel Monumento, de Santiago.

La vocación artística "siempre la tuve muy marcada", pero cuando quiso iniciar los estudios de arte dramático "las circunstancias no lo favorecieron, porque aquí no había casi escuelas para dedicarse a ésto".

Al final, estudió empresariales y ejerció como economista, en el seno de Caixa Galicia, en Santiago, durante cinco años, y luego otros dos en Río de Janeiro. Al regreso a Compostela fue cuando decidió dejar esta profesión y marcharse a Los Ángeles a estudiar arte dramático.

"Me fui con veintiocho años, lo aproveché mucho, y lo disfruté absolutamente. Era consciente de que por fin estaba haciendo lo que quería", afirma. Una profesión, la interpretación en la que señala que hay unas dotes naturales y después una técnica a desarrollar. Si no la coges en la escuela, la tienes que adquirir más adelante trabajando".

Actor de teatro, televisión y cine, comenzó precisamente por la gran pantalla, y con un western en Almería en 1998, "una producción hispanoamericana. Me ofrecieron un papel cortito, pero con Kris Kristofferson, Willy Nelson y Johnny Cash".

Sus principales papeles, con todo, los protagonizó en televisión. "No es que te especialices, pero te van llevando un poco las circunstancias. Si estás en un proyecto de televisión y funciona, lo más probable es que te ofrezcan otro", explica.

Entre teatro, televisión y cine, afirma que, "no sabría decir cuál es más difícil. El teatro es muy exigente, tienes todo el proceso de preparación, y el directo, que es lo más duro". La televisión, por su parte, "es un ritmo mucho más rápido, porque cada día ruedas una serie de secuencias, y no sabes cómo va a ir yendo el argumento y los personajes. Es muy exigente por la rapidez".

Por último, en el cine "todo es mucho más lento, una película de noventa minutos se rueda en ocho o doce semanas, y en un día a lo mejor haces una o dos escenas", concluye Sanmartín.

"Lo fundamental en las tres modalidades es construir un personaje. En el cine tienes mucho tiempo antes, pero en la televisión se va modelando con cinco días de antelación", destaca.

En cuanto a la gratificación de cada uno de ellos, destaca "el calor y el aplauso del público en el teatro" y "el reconocimiento continuo cuando estas en un producto de televisión que funciona", pero que el "premio mayor es cuando intervienes en una buena película".

LIBRO DE FAMILIA

"La mejor decisión que pude tomar"

Para interpretar a Manuel en Libro de familia, serie producida por el Grupo Correo Gallego, "aprendí las labores del campo, y a actuar de esa manera sana de la gente rural de mirar a los ojos, de escuchar mucho y hablar poco". Se incorporó través de José María Besteiro , "y creo que es la mejor decisión que pude tomar".

"La clave del éxito es la propia historia", señala, pero también "un reparto muy equilibrado, un gran equipo de guionistas y la excelente labor de la producción, la dirección y los técnicos". Un éxito que enmarca en el gran momento del audiovisual gallego .