El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

ilusiones cumplidas

Aquellos maravillosos Reyes

Rostros conocidos de la sociedad compostelana recuerdan cuáles eran en su infancia los juguetes más deseados en las cartas a sus Majestades de Oriente // Las bicicletas, un triciclo a pedales, el hula hop, el futbolín o la muñeca Paqui no faltan en su memoria

ANA IGLESIAS • SANTIAGO   | 04.01.2009 
A- A+

La concejala Amelia González con sus muñecos y cacharritos de Reyes

"En mi infancia, en los sesenta, las ruedas tiraban mucho. Bicis, triciclos, coches de pedales... pero el fútbol en la calle era lo que había", explica el periodista y escritor Miguel Piñeiro, que recuerda con gran cariño "un pequeño futbolín, a los 8 o 9 años. Estuve a punto de pillar a los Reyes dejándolo en el salón de casa. Para ganar tiempo jugando le tapé las porterías para que no se colase la bola".

La soprano Laura Alonso deseaba con fervor un hula hop, "aunque me lo trajeron meses después y ya casi no me hizo ilusión", mientras que María Esther Regueiro, del Consello de la CRTVG, recuerda de forma especial "los Reyes de mi tío Roberto, que vivía en Barcelona. Cada año me sorprendía con algo especial, como Paqui, un muñeco precioso con toda su ropita o una casa de muñecas".

También pedía muñecas y ropa para vestirlas la concejala Amelia González, encantada con su balón saltarín yuti boti, y cuyo trauma, reconoce, "fue que nunca me dejasen una bici y un scalextric".

El concejal Xosé Baqueiro confiesa que "tuve una época de soldaditos y fuerte apache, pero lo que más ilusión me hizo fue mi primera bici de Honorino Méndez, y luego la moto", mientras que el regalo deseado por el concejal Andrés Fariña fue un equipamiento de fútbol. "Llovió varios sábados y tardé en poder estrenarlo".

El modelo Rudy Lamas vivió en Francia hasta los 4 años. "Allí lo tradicional era el Papá Noel, pero yo tenía Reyes. Mi mejor regalo fue un tractor a pedales. Era la envidia de los niños de la calle, porque fui el primero de mi edad motorizado, mejor dicho tractorizado, aunque fuese a pedales".

Blanco Campaña cuenta que "todos los años pedía a los Reyes una armónica, porque la anterior la destrozaba de tanto tocar. Con aquellas Minué aprendí a tocar Xa fun a Marín, lo primero que toqué, más o menos reconocible".

. aiglesias@elcorreogallego.es