El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

SANTIAGO

Las mascotas pequeñas podrán viajar en el autobús urbano desde el próximo martes siempre que vayan en cestas y no molesten

Raxoi amplía la normativa acotada a perros-guía de invidentes // La iniciativa partió de clínicas veterinarias

M. MERA   | 15.08.2014 
A- A+

Santiago. Ciudades europeas como Londres, Estocolmo o Berlín aceptan desde hace tiempo que las mascotas puedan viajar en el transporte público junto a sus dueños, siempre que vayan con correa. A partir del próximo martes, día 19, los buses urbanos de Santiago también tendrán peludos pasajeros.

Es una vieja reivindicación de muchos dueños de perros y gatos que hasta ahora no había surtido efecto.

Sin embargo, hace tiempo que en clínicas veterinarias y tiendas de mascotas de la ciudad se comenzaron a recabar firmas para lograr equipararse no ya a otras ciudades europeas, sino también a otras urbes españolas como Barcelona, Madrid o Bilbao.

Este efecto-llamada obtuvo una gran respuesta que se extendió a las redes sociales, donde se siguieron ganando más amantes de las mascotas a la causa.

Raxoi prometió tomar nota. Y dicho y hecho. Desde el Ayuntamiento compostelano informaron ayer de que se ha cambiado un artículo de la ordenanza municipal de Transporte y la de Posesión e Custodia de Animais, para ampliar el acceso a los buses urbanos restringido hasta ahora a los perros-guía de invidentes.

Eso sí, no será como en Londres o Berlín donde los perros pueden ir con correa. La nueva norma recoge que pueden viajar en el bus urbano mascotas pequeñas -en España está prohibido que lo hagan animales de más de diez kilos- que quepan en cestas, jaulas o transportin.

En uno de los artículos se indica que las mascotas que viajen en el transporte urbano no podrán causar molestias a los usuarios, ni desprender olores desagradables ni ensuciar el vehículo.

El respeto al resto de los viajeros es la máxima de la nueva ordenanza municipal.

La iniciativa seguro que cuenta con el beneplácito de los amantes de los animales, muchos de los cuales se sentían discriminados al poder viajar junto a sus mascotas en el autobús urbano.