El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

MARK GUSCIN, Traductor, intérprete y escritor

“Mucha gente cree que Rosario Porto es un monstruo, pero es una mujer frágil”

‘The murder of Asunta Yong Fang’ (Cambridge Scholars), el libro que cuenta toda la historia sobre el asesinato de Asunta. Guscin deja claro que las conclusiones son suyas, aunque llegar a otras es posible. “Por ejemplo, el jurado, gracias al trabajo demoledor de la acusación popular, presentado con una fuerza brutal y sin tiempo para un análisis detallado”.

Mark Guscin - FOTO: Joshua Kenneth
Mark Guscin - FOTO: Joshua Kenneth

SANTIAGO. MARÍA ALMODÓVAR  | 29.07.2018 
A- A+

Mark, ¿por qué quiso tratar este asunto tan delicado?

El caso en sí creo que cautivó la atención de mucha gente. La indefensión de un menor ante sus asesinos te llena de rabia y a veces te hace desesperar, te hace dudar de la raza humana.

El asesinato coincidió con la finalización de mi tesis en la Universidad de Londres. Pensé que sería interesante aplicar los mismos métodos que utilicé con los textos de los manuscritos griegos a un suceso más reciente, más actual; un análisis pormenorizado de cada palabra, cada frase, en su contexto, y las ramificaciones y consecuencias de todo lo dicho y hecho.

El libro está escrito en inglés. ¿Por qué?

Mi idea inicial era publicar en español, pero cuando escribí a varias editoriales de aquí, probando el interés, solo contestó una -y fue para agradecerme el envío del manuscrito que no había ni comenzado a redactar-. Ya ves lo bien que leen las propuestas. En cambio, una de mis editoriales de Inglaterra (Cambridge Scholars) aceptó la propuesta el mismo día que se la envié y firmé el contrato con ellos al día siguiente.

Dicho esto, me encantaría ver la obra traducida al castellano o al gallego. La oferta queda abierta.

Usted habló con Rosario Porto en dos ocasiones en la cárcel. ¿Qué impresión se llevó?

Mucha gente cree que es un monstruo, un espíritu malvado y despiadado. Mi impresión es la de una mujer frágil y destrozada. Y decir esto no equivale a afirmar su inocencia. Si es culpable, sigue siendo frágil y estando destrozada.

Los periodistas con que hablé me dijeron que les encantaría hablar con ella, pero yo francamente lo pasé muy mal. Es mucho más fácil escribir sobre personas que murieron hace cientos de años porque estás como inmunizado.

¿En algún momento se llevó las manos a la cabeza?

¡En muchos momentos! Hubo veces que me preguntaba qué hacía yo embarcado en un proyecto como éste, varias veces quise abandonarlo. Pero soy muy disciplinado y me obligué a terminarlo; nunca antes había dado tantas vueltas a un libro, y llevo unos cuantos. Me costó sangre, sudor y lágrimas.

¿Llegó a juzgar a todas las personas con las que habló?

No juzgo a nadie, mucho menos a todas las personas que me prestaron su tiempo. Si creo que alguien se equivoca, lo digo, si no estoy de acuerdo, también lo digo. Pero somos adultos razonables y sabemos que es imposible estar de acuerdo con todo el mundo. Juzgarlos nunca, al contrario, estoy muy agradecido a todos. Solo se mantuvo en sus trece la abogada de Alfonso Basterra, que no habló con nadie.

¿Le preguntó a Rosario Porto por qué accedió a hablar con usted? ¿Le habló de su proyecto editorial desde el principio?

Creo que Rosario accedió a hablar conmigo porque se lo recomendaron tanto su abogado como su psiquiatra. Ambos sabían que pretendía escribir un libro serio, sin sensacionalismos.

La editorial es académica; no permiten libros que no sean serios. Le dije que no iba a ser fácil, que le iba a hacer preguntas muy difíciles, pero contestó a todas, entre lágrimas y sollozos, eso sí.

Afirma que cuenta la historia entera. ¿Qué ocultan los demás? ¿Con qué datos completa la historia?

Cada uno antes contaba la historia con un propósito; la acusación contó todo lo que iba en contra de Rosario, la defensa solo lo que estaba a favor de ella. El juez ve la historia desde la perspectiva de la ley, lo cual es lógico, es su trabajo, pero ignora muchos otros aspectos. Lo que hago yo es contar todas las versiones, analizando cada palabra que dicen y cada cosa que hacen y sacando conclusiones.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt