El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Nuevo refugio gastronómico en el Matadero

Arrancó, en la Praza do Matadoiro, Benedita Elisa, una nueva propuesta culinaria que llega de la mano de un gallego y un catalán // Cocina de autor con productos de calidad

Jordi López y Carlos Insúa están al frente de este nuevo local - FOTO: M. S.
Jordi López y Carlos Insúa están al frente de este nuevo local - FOTO: M. S.

E. PITA  | 23.08.2019 
A- A+

El Centro Superior de Hostelería de Galicia fue el lugar de encuentro de estos dos jóvenes que, entre fogones y aulas, forjaron su amistad. Tras trabajar duramente en Barcelona, durante unas vacaciones decidieron volver a la ciudad donde se formaron para montar su propio negocio. "Teníamos claro que queríamos abrir un local y Santiago nos pareció el mejor lugar posible". Palabras de uno de los dueños, Jordi López, que explica que una vez en la capital gallega, buscaron, primero, emprender en el Ensanche. Pero tras realizar un sondeo de mercado, se dieron cuenta de que tendrían mejor futuro en el entorno de la almendra compostelana. "El público de la zona nueva es muy joven, y nos interesaba una clientela de más edad. Así, decidimos venirnos a la actual milla dorada de la gastronomía de Compostela, que es el barrio de San Pedro". Este catalán se muestra feliz con su vida en Galicia. La otra pata de este támdem culinario es Carlos Insúa, natural de Noia y de familia de pescaderos y que tras su aventura en la Ciudad Condal, está encantado de volver a casa.

El local se encuentra en el número 1 de la Praza do Matadoiro, en un edificio con encanto recién rehabilitado y que ellos mismos cuidan con mimo. De hecho, compiten de manera cordial con el hotel que tienen justo al lado para conseguir tener las flores más bonitas del balcón.

El nombre del negocio, Benedita Elisa,es un cariñoso homenaje a sus antepasados. "Son los nombres de nuestras abuelas, una fusión muy simple". A la pregunta de si ellas se defendían bien en los fogones, responden con gracia. "¿Qué abuela no es buena cocinera? Una era más de mar y la otra más de montaña, y hacían cocina tradicional de toda la vida". El sello de estas mujeres se encuentra en alguno de los platos de su oferta gastronómica. "En un guiso de rabo de ternera, por ejemplo".

Sin embargo su propuesta está lejos de lo típico que podemos encontrar en los restaurantes de siempre. "Nos centramos en una cocina española, bien elaborada y presentada, sin grasas y sin irnos a grandes excentricidades. Unimos la comida mediterránea con la atlántica". Su carta es corta, consta de trece platos y tres postres, entre los que destacan un arroz de Calasparra con caldo de cigalas y San Martiño, un cordero lechal con torrija de remolacha, un Steak Tartar o unos guisantes con caldo de vainas, zamburiñas y pancenta ibérica.

Tras nueve semanas abiertos, su objetivo ahora es ofrecer un menú del día. "Mucha gente viene preguntando por ello y es por eso que lo sacaremos adelante en cuanto podamos".

Además de la oferta gastronómica, Benedita Elisa tiene un amplia carta de vinos, muchos gallegos pero también con caldos internacionales.

Sus aspiraciones pasan por "llenar el local todos los días y acabar convirtiéndonos en lugar de referencia en Santiago".

El restaurante consta de dos pisos. En la entrada se encuentra la cocina, abierta al público con una barra y dos pequeñas mesas. Abajo cuentan con un rincón de lo más acogedor con otras seis mesas. Cierran lunes y martes.

Jordi López Soto socio de benedita elisa "Mezclamos la cocina de los dos mares que nos vieron nacer: Mediterráneo y Atlántico"