El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Obradoiro sobre la novela 'Frankenstein'

Mary Shelley la escribió con solo 18 años // El acto está coordinado por J. Miguel Giráldez, profesor de la UDC y columnista de EL CORREO

FOTO: ECG
FOTO: ECG

REDACCIÓN SANTIAGO   | 10.12.2019 
A- A+

Hoy, a partir de las ocho de la tarde, en la Librería Cronopios de Compostela, la conocida escena de Villa Diodati, cerca de Ginebra, volverá a ser evocada por todos los asistentes. Ese instante en el que, mientras arrecia una tormenta nocturna en la antigua mansión de John Milton, Byron, su nuevo ocupante, y el resto de los asistentes se cruzan apuestas sobre quién será capaz de escribir la mejor historia de fantasmas, una historia semejante a las que ellos mismos estaban leyendo, para matar el tiempo, en aquellos días brumosos del verano más gris del siglo XIX.

La anécdota, por más que sea histórica, no deja de ser eso: una anécdota que ha hecho fortuna. Pero la mejor novela resultante de aquella rocambolesca apuesta literaria, Frankenstein, publicada en 1818, con la intervención casi obsesiva del poeta Shelley, pasaría muy pronto a la historia de la literatura. Doscientos años después, este libro sigue siendo venerado por los lectores. A pesar de que la imagen del monstruo y del científico que le da vida está filtrada por el arte y el cine, aunque terminó mitificándose (lo que hizo que la lectura del libro decayera, al conocer casi todo el mundo los detalles de la historia), podríamos decir que leer Frankenstein tiene hoy más sentido que nunca. La lucha por la libertad individual, la probabilidad de crear otros seres (o robots inteligentes) en un futuro demasiado inmediato, los asuntos relacionados con la amistad, el amor o la venganza, todos fieramente humanos, surgen otra vez con fuerza en una sociedad demasiado confusa.

La gran novela romántica de Mary Shelley alcanza hoy nuevos significados, que se añaden a los que tuvo ya en aquel tiempo. Y, además, la figura de su autora debe ser reivindicada, no sólo por su calidad literaria (la novela durante algún tiempo se le atribuyó a Percy Shelley), sino por el interés que suscita su sorprendente biografía, por ser una adelantada a su tiempo, una visionaria brillante, y también como heredera del espíritu de su madre, la autora de 'Vindicación de los derechos de la mujer', que dejó escrito: "Educad a las mujeres como a los hombres. Ese es el objetivo que yo propongo. No deseo que tengan poder sobre ellos, sino sobre sí mismas". Y que murió tan sólo diez días después de verla nacer, a causa de una inflamación posparto.

Esta noche, en Cronopios, todo sobre Frankenstein de la mano del profesor de la UDC. J. Miguel Giráldez y del club de lectura de esta librería.

santiago@elcorreogallego.es