El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Paisaje 'lunar' en el periférico, con grave riesgo para la seguridad vial

Además de los carriles, sin pintar en muchos puntos, los baches empiezan a proliferar como setas por todo el recorrido // Bajo la rotonda de la avenida de Lugo hay auténticos cráteres

Un detalle del pésimo estado en el que se encuentra el pavimento del periférico en la zona de San Lázaro.  - FOTO:  A. H.
Un detalle del pésimo estado en el que se encuentra el pavimento del periférico en la zona de San Lázaro. - FOTO: A. H.

LUIS ÁLVAREZ SANTIAGO   | 03.02.2019 
A- A+

Un vial en el que está permitido circular a ochenta kilómetros por hora, y que cuenta con numerosas entradas y salidas, muchas de ellas por los llamados carriles de trenzado, es decir, que lo comparten los que entran y los que salen, merecería un poco más de atención y un mantenimiento constante.

Pero no es ese el caso del denominado periférico, SC-20 en la terminología oficial, que cada día que pasa se encuentra en peor estado y presenta mayores problemas para los conductores, que cuando no tienen que guiarse por la intuición para averiguar dónde empieza y acaba cada carril, tienen que estar esquivando algunos agujeros de calibre grueso.

En muchos de los puntos la pintura ya está prácticamente desaparecida, y ni siquiera hay forma de saber si la línea es continua o discontinua, si se puede adelantar o si se puede entrar o salir por ese punto.

Pero es que además la combinación de lluvia y cambios de temperatura con la presencia de numerosos vehículos pesados que acuden a los polígonos industriales de la zona norte, han dejado el vial en muchos puntos como si hubiera sido objeto de un bombardeo.

Ya la entrada desde la avenida de Lugo sirve de aviso de lo que espera más allá, por que el paso bajo la rotonda está sembrado de auténticos cráteres, en los que resulta fácil dejarse una rueda, o los dientes, en caso de ir en moto.

Más allá, la situación no mejora, y el pavimento presenta unas irregularidades y agujeros en todo el tramo hasta el Tambre. De hecho, en los últimos días se han colocado señales móviles anunciando badenes.

En el vial, titularidad de Fomento, se han llevado a cabo trabajos de rebacheo en la zona más próxima a los polígonos del Tambre y Costa Vella, pero todavía quedan demasiados desperfectos por arreglar.

El problema, además, se agudiza de forma especial durante los meses del invierno, ya que cada vez que se producen fuertes chaparrones el agua se embolsa en varios puntos. De esta forma, además del riesgo de patinar está que con el agua resulta más difícil apreciar la existencia de los agujeros hasta que el neumático o los amortiguadores avisan del impacto.

Todo ello en un vial que registra un considerable volumen de tráfico durante todo el día, no solo por los trabajadores de las empresas y los vehículos que acuden a aprovisionarlas, sino por los cada vez más numerosos clientes de estos parques empresariales, que se ven obligados a recurrir al periférico como una vía de comunicación.

La apertura prevista para mañana de la variante de Aradas supondrá un ligero alivio, ya que en este caso se trata del tráfico procedente de la carretera de Santa Comba. Lo más necesario sería la puesta en funcionamiento del esperado Orbital y el Orbitaliño, para que buena parte de los vehículos pudieran contar con otra vía de acceso desde la autovía y la AP-9.