El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Pesar por la muerte del deán emérito Jesús Precedo Lafuente

Hondo dolor en Santiago donde era una persona muy conocida y muy querida por todos cuantos le trataron

ANA IGLESIAS SANTIAGO   | 13.02.2011 
A- A+

EL CANÓNIGO Y DEÁN EMÉRITO DE LA CATEDRAL Jesús Manuel Precedo Lafuente

La noticia del fallecimiento del canónigo y deán emérito de la Catedral de Santiago y de la Basílica Primacial de Braga, en Portugal, Jesús Precedo Lafuente, causó ayer un profundo pesar en Compostela, donde era una persona muy conocida y muy querida por todos cuantos le trataron.

Su fallecimiento, a los 85 años de edad, se produjo a primera hora de ayer, según informó el Arzobispado de Santiago, que preparó para hoy su entierro, en una ceremonia religiosa que comenzó a las 11.45 horas, en la Catedral.

Nacido en 1925 en la parroquia de Anceis (Cambre), Precedo llevaba más de medio siglo vinculado a la Basílica compostelana. Hombre afable y cordial, fue ingresado en el hospital a principios de mes por un problema vascular -como ya adelantó EL CORREO GALLEGO- que finalmente no pudo superar.

"Jovial, amistoso, atento, sencillo y cariñoso" fueron algunos de los adjetivos que le dedicaron ayer sus amigos y ex alumnos del Instituto Gelmírez, que se mostraron muy apenados por la pérdida de un hombre "muy bondadoso y campechano, que siempre estaba de buen humor" y al que aseguran que "se echará mucho de menos".

Hombre de costumbres, era frecuente ver a Precedo pasear por las calles del casco histórico, saludando a todo el mundo y conversando con unos y con otros, porque según cuentan quienes le trataban, "conocía a todo el mundo y era una persona muy culta, muy interesante y muy informada de todo lo que pasaba".

Antonio Hernández
Funeral de Don Jesús Precedo Lafuente en la Catedral de Santiago
FOTO: Antonio Hernández

BRILLANTE. Ordenado sacerdote en Roma en 1950, donde cursó estudios de Sagrada Teología en la Universidad Gregoriana y especializado en Sagrada Escritura en el Pontificio Instituto Bíblio, Jesús Precedo ocupó diversos cargos en el Arzobispado de Santiago, siendo nombrado canónigo de la Catedral en 1962.

Secretario de la junta central de los Años Santos celebrados en 1965, 1971, 1976 y 1982, en febrero de 1992 fue designado deán-presidente del cabildo.

Además de su trayectoria religiosa, también cuenta con una producción literaria muy amplia, siendo autor de la Guía de la Catedral de Santiago de Compostela, Santiago el Mayor, Patrón de España. Vida y Culto y Santiago y su Catedral, y de numerosos artículos para la Revista Compostellanum y la prensa diaria.

Profesor de Sagrada Escritura en el Seminario Mayor y de Religión en el Gelmírez, Precedo Lafuente también fue un firme defensor de la introducción del gallego en el ámbito eclesiástico y colaboró con la obra Sagrada Biblia en Galego, de Manuel Casado Nieto, además de participar en la traducción al gallego del Misal Romano.

Como persona pública de trascendencia en Compostela recibió, entre otras distinciones, la Medalla de Plata y el nombramiento de hijo adoptivo de Santiago, y la insignia de oro de la USC.

aiglesias@elcorreogallego.es

 

VISTO EN LA WEB DE EL CORREO

"Un santo varón". "Pocas personas en Santiago eran tan queridas y apreciadas como él...". "...Otro gallo le hubiera cantado a la curia compostelana y a la iglesia en general si hubiese más gente como Precedo dirigiendo sus destinos".

"Un profesor inolvidable para varias generaciones de santiagueses...". "Bromista finísimo..., dotado de una memoria prodigiosa, tenía una capacidad intelectual y una presencia espiritual como he presenciado pocas en mi vida".

"Un señor". "Fue su bendición en el local de hostelería de mis padres cuando lo inauguramos lo que nos aportó a todos confianza en el trabajo y en las personas. Se ha ido una gran persona en la tierra, pero el cielo ha ganado un ángel".

"Entrañable". "Me dio clase hace 30 años y cuando me veía aún se acordaba de mí y me saludaba sonriente... caminando despacito y con paciencia ayudado de su bastón. Ha sido una de las mejores personas que he conocido"

"Alegre". "Don Jesús Precedo fue uno de los mejores profesores que tuve. Una persona maravillosa". "Bromista y alegre". "Nunca le vi una cara de enfado. Pura alegría y seriedad. De esas personas que tendrían que vivir para siempre".