El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Preocupa en el PP la situación de los mayores compostelanos durante la crisis

El grupo popular sigue trabajando a través de reuniones telemáticas // Dudan de la eficaciá del teléfono que habilitó Raxoi para la tercera edad

ANDRÉS BERNÁRDEZ   | 27.03.2020 
A- A+

El grupo municipal popular no ha dejado de trabajar a pesar de la crítica situación sanitaria. Todo lo contrario. Su portavoz, Alejandro Sánchez-Brunete, mantiene videoconferencias de trabajo frecuentes con el resto de ediles. Ayer mismo contactó con los concejales María Castelao, Beatriz Cigarrán y José Antonio Constenla para tratar la situación de las personas mayores, que ante las medidas de confinamiento pueden estar sufriendo dificultades para llevar a cabo actividades básicas, señalaron. En este sentido, los populares analizaron posibles vías de asistencia a estas personas que son especialmente vulnerables, no solo al virus, sino también a las limitaciones que impone el aislamiento social.

Ya en la reunión de portavoces que tuvo lugar el pasado lunes, el grupo popular apoyó las medidas que el gobierno de la ciudad está llevando a cabo en este sentido, aunque aprovechó para poner en duda la suficiencia de las mismas. Sánchez-Brunete se mostró receloso ante la efectividad del número de teléfono que el Concello habilitó para atender las necesidades de este grupo de población y señaló que, pese a ser una buena iniciativa, no está siendo lo suficientemente efectiva, algo que, según expresó, puede extrapolarse del bajo número de llamadas que recibió hasta el momento. 

En este sentido, cabe destacar que en Santiago viven más de 4.500 mayores de 65 años que viven solos y que, en momentos como el que se vive actualmente, tienden a sufrir una presión mayor al del resto de la población. Según los populares, el aislamiento podría aumentar la vulnerabilidad frente a una enfermedad que ya sufran, "por non contar cos apoios necesarios", según Beatriz Cigarrán.

Tamién hicieron referencia a la dificultad que supone llevar un control del número de mayores que viven en esta situación y de sus necesidades más básicas, debido a la inexistencia de un censo que así lo refleje. Sánchez-Brunete asegura que se trata de una petición realizada ya en el año 2017 ante el anterior gobierno y que no llegó a realizarse. “De non terse feito no seu momento, podería o Concello tentar de cruzar os datos do padrón, das persoas maiores e do número de residentes por vivenda, co fin de coñecer a identidade e domicilio das persoas que viven soas e interesarse por elas. E se iso non fose posible, cabería solicitar información de entidades sociais, asociacións de veciños ou das comunidades de propietarios”, indicó​

Además, se mostró insatisfecho con el modus operandi de la iniciativa del Concello y propuso que en caso de que estos mayores no tengan teléfono, o carezcan de las habilidades necesarias para utilizarlo, sean los trabajadores sociales o mismo Protección Civil quienes se acerquen a conocer su estado.