El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Reclaman protección para evitar ataques a los gatos de las colonias felinas

Micos do Barrio denunció las agresiones sufridas por dos hembras // Una de ellas murió y la otra se está recuperando

FOTO:  Micos do Barrio
FOTO: Micos do Barrio

S. CUIÑA  | 09.12.2019 
A- A+

Lo ocurrido con la perra Alma, arrastrada y tiroteada hasta la muerte por su dueño vuelve a poner el maltrato animal sobre la mesa. Pero lo ocurrido con Alma no es un caso único, tal y como demuestra la denuncia realizada por la asociación Micos do Barrio, a través de su página de Facebook donde hace unos días afirmaron estar "con un sentimiento de indignación absoluta por cómo se está gestionando todo lo vinculado con las colonias felinas", refiriéndose a lo sucedido con dos gatos en tan solo una semana.

En primer lugar hablan de la pequeña Miss Hope, "750 gramos de ternura, que en la noche del martes 26 de noviembre revolucionó a vecinos y asociaciones para intentar capturarla". Y es que la pequeña "llevaba dos días con el intestino fuera, arrastrándolo allá por donde iba. Se había guarecido en un bajo y pudo ser capturada gracias a la implicación de Rubén, a los dueños de uno de los bajos y a la gente de Axúdanos, Leo's home, Hostal Casa Celsa, Argo y 3PA" .

Una vez atrapada la gatita fue llevada urgentemente al veterinario "para que intentaran reparar semejante estropicio". En estos momentos Miss Hope sigue recuperándose de lo ocurrido. El segundo caso es el de Sofía, una gatita de colonia que disfrutaba de sus paseos y sus visitas diarias al albergue de peregrinos de la calle donde vivía. "El día 3 de diciembre, sobre las 16.00 horas, mientras esperaba delante del cristal del albergue, vinieron tres perros y la tronzaron reiteradamente, cada uno por un lado, dejándola moribunda. A su auxilio, salió la responsable del albergue, que armada con un bastón de peregrino, intentó socorrerla infructuosamente. Las personas responsables de los perros eran dos hombres embriagados (uno con cresta) y una mujer con el pelo rapado. Tras el incidente, cogieron a sus perros y se dieron a la fuga", relatan.

Desde la asociación Micos do Barrio reclaman que el Concello de Santiago tome cartas en el asunto, para que estas cosas no vuelvan a ocurrir.