El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Las redes sociales le sacan la careta al videograbador erótico de chicas

El revuelo que se montó en Instagram, con cientos de adolescentes aportando datos, permitió la detención del 'sátiro' que seguía a jóvenes

A la izquierda, la foto de perfil en Twitter del detenido. Y arriba, el cartel con su cara que se hizo viral en la redes
 - FOTO: ECG
A la izquierda, la foto de perfil en Twitter del detenido. Y arriba, el cartel con su cara que se hizo viral en la redes - FOTO: ECG

JAVIER GARCÍA   | 12.10.2018 
A- A+

"Coidado, rapazas. O seu nome é J. A. Este individuo dedícase a filmar mulleres e nenas pola zona nova de Santiago, para logo subir os vídeos a unha páxina porno co nome de Capa de Armadillo. Se ti estás nestes vídeos non dúbides en acudir á Policía é denunciar o teu caso". Este texto, junto a la foto del hombre que ya ha sido detenido, acusado de haber fotografiado a varias chicas jóvenes mientras caminaban por las calles de la capital gallega y, posteriormente, subir las imágenes a una página web pornográfica, daba forma al cartel con una tipología de los de Se busca que ya en la noche del miércoles se hizo viral, y que ayer por la mañana se podía ver pegado en distintos puntos de la ciudad. Posteriormente, a mediana mañana de ayer, la Policía Nacional confirmaba su detención, si bien no daba detalles del caso, puesto que "hay una investigación en curso", señalaron fuentes de la comisaría de la Policía Nacional en Santiago.

Todo lo sucedido en torno a este caso se desarrolló a gran velocidad en las redes sociales, dado que antes de que fuese detenido la identidad del supuesto autor de los hechos ya se había colgado en la Red. Para publicar las imágenes en webs porno, el detenido usaba el nombre de usuario Capa de Armadillo, circunstancia que permitió que varios jóvenes ya identificasen en la jornada del miércoles -un día antes de ser detenido- al responsable de los vídeos: varón de mediana edad, residente en Santiago y que, hasta el martes, contaba con perfiles en Facebook e Instagram. No obstante, en las últimas horas, ambos perfiles fueron eliminados, aunque se desconoce si la causa fueron las denuncias de los usuarios o si se trató de una decisión del propio individuo, ante la presión ejercida por las afectadas en Instagram.

Lo que está claro es que la magnitud que alcanzó la noticia y las al menos seis denuncias presentadas en la comisaría, sumado al material gráfico que las familias de las afectadas adjuntaron a la denuncia, permitió que la Policía Nacional pusiese rápidamente el foco sobre el presunto autor de los hechos.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt