El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

CON LAS ELECCIONES A LA VISTA

La rehabilitación de Pontepedriña se hunde en un mar de trámites

El barrio, incluido en el plan ARI, ve caer las fachadas de sus viviendas por culpa del tráfico // Los vecinos demandan el arreglo de las instalaciones deportivas y de ocio infantil

Una de las fachadas afectadas por el tráfico en el barrio de Pontepedriña. - FOTO: ISABEL FERNÁNDEZ
Una de las fachadas afectadas por el tráfico en el barrio de Pontepedriña. - FOTO: ISABEL FERNÁNDEZ

ISABEL FERNÁNDEZ AGEITOS  | 29.11.2018 
A- A+

En mayo de 2019 tendrán lugar las elecciones municipales, lo que podría traer cambios en la configuración del gobierno local. Por ello elcorreogallego.es se ha propuesto conocer las inquietudes de los vecinos que habitan los diversos barrios de Santiago, antes de que los candidatos comiencen su ruta de promesas electorales. En este caso hemos visitado Pontepedriña.

El barrio de Pontepedriña constituye una zona en proceso de restauración incluida en el Plan ARI como área de rehabilitación integral. En este contexto se reparó hace 2 años un edificio, y actualmente se acaba de abrir otra convocatoria para ayudar a dos portales a colocar ascensor y arreglar las cubiertas. Sin embargo, la gestión de las ayudas es muy complicada, al ser necesario efectuar múltiples trámites burocráticos que las personas mayores no pueden realizar. El presidente de la Asociación Vecinal Sandra Prego Rial, José Suárez Pazos, apunta que para solicitar las subvenciones es necesario poner de acuerdo a los vecinos, lo que se complica al no saber cuánto se tendría que pagar, ya que se han pedido múltiples presupuestos sin respuesta ni planificación. Aparte del proyecto en sí, es necesario abonar el importe de la licencia de obra, que suele ascender a unos 8.000 euros.

Para llevar a cabo la rehabilitacion del barrio, los vecinos acumulan años de reuniones con el Ayuntamiento, sin saber todavía cuál será el coste económico de la reforma. Algunos no saben cómo van a pagar, por lo que dependen de las ayudas del 100% del importe que ofrece el Ayuntamiento, aunque son también complicadas y tardan bastante tiempo. José Suárez cree que si las primeras reformas para colocar ascensores salen adelante, los vecinos se animarán ya que verán que es posible llevar a cabo los cambios que necesita el barrio.

En lo relativo a las áreas deportivas y de ocio infantil, el firme de las pistas deportivas está en un estado bastante precario, por lo que necesita ser arreglado. Los parques infantiles tienen todavía el suelo de arena y las instalaciones allí presentes son escasas y poco atractivas para los niños.

En lo que a la gestión de residuos se refiere, el presidente de la asociación apunta que los contenedores ubicados en el barrio son demasiado altos para ser utilizados por la gente mayor, quedando acumuladas las bolsas de basura al pie de los mismos. También se ha descuidado la limpieza de dichos colectores. La asociación vecinal propone estudiar la posibilidad de colocar contenedores soterrados o, al menos, aumentar el número de los que se abren gracias a un pedal. Asimismo se propone la sustitución de las cañerías que presentan filtraciones.

ISABEL FERNÁNDEZ
Edificio con la fachada dañada en el barrio de Pontepedriña.
FOTO: ISABEL FERNÁNDEZ

El aumento del tráfico en la zona, debido a la carretera de entrada a la urbanización, ha provocado la caída de varias fachadas en la calle Canfranc, por lo que los vecinos ven necesaria la creación de una rotonda o semáforo en esa zona. Asimismo existe la demanda de una ruta segura de paso, dada la proximidad de un colegio y un parque.

En lo referente al cuidado de la vegetación, es bastante deficiente ya que la falta de poda hace que los árboles tapen la vista a los vecinos o crezcan pegados a las ventanas, siendo necesaria en algunos casos la tala de los mismos.

Con respecto a las personas mayores, la asociación alerta de la presencia de aceras levantadas en las inmediaciones de la residencia para la tercera edad, lo que podría resultar peligroso para los residentes y sus visitas. José Suárez apunta además la necesidad de ayuda de los servicios sociales en la realización de los diferentes trámites, ya que las personas de edad avanzada no pueden realizarlos solas. Lo ideal, según el presidente de la organización, sería que un trabajador social se acercara al barrio una o dos veces al mes para aportar ese tipo de asistencia.

DEMANDAS A LA FUTURA ALCALDÍA

La asociación vecinal Sandra Prego Rial de Pontepedriña tiene varias demandas que realizarle a la persona que finalmente acabe ocupando el Pazo de Raxoi.

En lo relativo a la rehabilitación del barrio, los vecinos demandan la implicación de la administración local en los trámites y gestiones del plan ARI, para facilitar el proceso a los vecinos. Una de las propuestas a este respecto sería que las certificaciones deberían ser solicitadas por la administración pública, no por los residentes, para aliviar la carga burocrática. Asimismo piden una exención de las tasas de licencia de obra, que actualmente ascienden a la cantidad de 8000 euros.

En el apartado de instalaciones deportivas y de ocio, los vecinos proponen el arreglo de las pistas deportivas, pues el firme no está en buenas condiciones y es necesaria la sustitución de la red que los rodea por un vallado de alambre, en lugar de la red que supone un peligro para los viandantes, que pueden ser golpeados por algún balón.