El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Las rutas del Sarela amplían los espacios verdes en Santiago

El afluente del Sar estuvo mucho tiempo abandonado a los vertidos y a la contaminación. Hoy muestra una imagen diferente e integradora con el entorno de Santiago

Ver galería

RAMÓN FERNÁNDEZ   | 07.10.2013 
A- A+

Las ciudades suelen esconder rincones muchas veces poco conocidos para la mayoría de sus habitantes. Espacios que solo son transitados por vecinos o visitantes ocasionales y que albergan elementos que han formado parte de la historia de la propia ciudad.

En Santiago uno de esos rincones es el paseo del Sarela. Desde 2007 esta ruta ha abierto una parte de la ciudad a la que "prácticamente era imposible acceder" como dice Xavier Ferreiro, técnico del concello. Esta ruta a pie desde el Parque Galeras hasta el puente de la rúa Do Bidueiro, ha permitido a más de uno conocer  parte del entorno santiagués y de su legado.

RECUPERAR EL RÍO

Patricia Fernández, técnico de Consultores de Medioambiente y Desarrollo, participó en el desarrollo de este proyecto. "Santiago se encuadra entre el Sarela y el Sar. El corredor del Sarela estaba muy abandonado. La ciudad había vivido por mucho tiempo de espaldas al río. Pero este corredor se había manifestado como un espacio de amplias posibilidades, ambientales y de ocio".

Hasta aquellos momentos el Sarela había corrido la misma suerte que la mayoría de los ríos. Prácticamente se había convertido en un receptor de vertidos y con índices de contaminación elevados. "Pero en un momento dado, las autoridades municipales dedicieron poner en valor este recurso", dice Fernández.

Las acciones se enmarcaron en un plan de ordenación que iba desde Ponte do Romaño hasta los límites del concello. Era el año 1999 y el primer proyecto incluía Ponte Sarela con Casas da Ribeira de San Lourenzo, que se materializó con una subvención de la Deputación da Coruña. Este plan, como afirma Patricia Fernández, se dividió en varios tramos de actuación: "En esos tramos se actuó de diversas formas. A veces eran contratos con empresas y otras veces eran obradoiros de emprego. Así se fueron articulando las necesidades de cada espacio". Hubo actuaciones diferenciadas para zonas más urbanas y para las que eran solo bosque. El objetivo era evitar un paseo fluvial "duro".

"Queríamos hacer una intervención suave, respetando el entorno. Eliminamos especies invasoras y acometimos la limpieza de construcciones como eran los molinos". Finalmente se añadieron los senderos y el mobiliario urbano. Pero para Patricia Fernández, si hay algo destacable fue: "la colaboración de todos los vecinos del área". Para una actuación así, es necesario el deslinde de los terrenos mediante acción administrativa. Aunque el río es público, muchas de las edificiaciones y elementos adyacentes eran privados. "La gente accedió al ver que toda la actuación suponía también una mejora para sus fincas".

UN RÍO RECUPERADO

A día de hoy, todos los proyectos están casi finalizados. Solo falta el tramo que llevará al botánico, que se ubicará en la zona de Carballeira de San Lourenzo. Esta edificación aprovechará dos antiguos molinos. A día de hoy el proyecto de este botánico está a la espera de su reactivación con nuevos fondos.

Para Ángel Pérez Otero, técnico de Medio Ambiente del concello de Santiago, esta actuación ha acercado a la gente a su propio entorno. "Algunas de las áreas tratadas eran lugares de muy difícil acceso o circulación. Hoy gente mayor puede caminar por zonas donde no lo había hecho antes". Pérez Otero destaca también que: "el resultado de esta actuación se ve cuando hay ocasiones en las que los propios vecinos denuncian la aparición de vertidos y basura abandonada. Esto dice mucho del trabajo hecho".

Los resultados a día de hoy hablan por sí mismos. Una importante afluencia de transeúntes y deportistas, así como la rehabilitación de algunos inmuebles para vivienda privada, avalan el trabajo de todos estos años.