El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Santiago sigue siendo una ciudad segura, excepto por los fraudes en internet

Destaca el alcalde que es el único delito que sube con entre dos y tres denuncias diarias // Descenso del robo de coches

Robo con violencia en un establecimiento del casco histórico - FOTO: A. Hernández
Robo con violencia en un establecimiento del casco histórico - FOTO: A. Hernández

CARLOS DEAÑO   | 12.11.2019 
A- A+

A pesar de los robos registrados en Santiago, el último en una vivienda de Aríns, el alcalde, Xosé Sánchez Bugallo, afirmó ayer que sigue siendo una ciudad segura, en la que en los últimos años solo un tipo de delitos ha experimentado un fuerte incremento.

Se trata de las estafas con las tarjetas bancarias o a través de Internet, señaló, que son las que más se reflejan en las denuncias ante la Policía, un tipo de delito que cada vez es más frecuente, hasta el punto de que se registran entre dos y tres diarios.

En este sentido, señaló que cada vez son más las personas que caen con los falsos correos de entidades bancarias en los que se les avisa de que tienen que actualizar alguno de los datos de su cuenta, en ocasiones con alertas de que en caso contrario se les va a bloquear el acceso.

Cuando el interesado pica y facilita alguno de los datos confidenciales, la siguiente noticia suele ser que se ha hecho una transferencia desde su cuenta. Son delitos, explicó, que en la mayoría de los casos tienen su origen en otros países, entre los que citó Holanda.

En otros casos se trata de cargos indebidos que aparecen en las cuentas, la mayoría de las veces de poca cuantía, hasta unos veinte euros, y de los que normalmente la víctima tarda un tiempo en darse cuenta, hasta que revisa todos los datos, y es cuando presenta la denuncia.

Este segundo caso es el más frecuente, y en el que resulta más difícil recuperar el importe sustraído, por lo que hizo un llamamiento a extremar las precauciones, tanto a la hora de revisar las cuentas como de facilitar cualquier dato bancario, y en caso de duda, consultar siempre con la entidad.

En cuanto a los delitos en general, reiteró que no había apreciado ningún cambio significativo sobre un posible incremento. Por el contrario, señaló que había notado un considerable descenso en otros apartados con respecto a sus anteriores mandatos en el pazo de Raxoi.

Por ejemplo, citó el apartado de los robos de vehículos, que en épocas anteriores llegaron a rondar entre 150 y 200 coches robados al año. Sin embargo, ahora, afirmó, apenas se registraban un par de ellos al mes. Este cambio en el tipo de delitos, con repunte de la delincuencia a través de medios informáticos, los achacó a un cambio en las costumbres.

También aludió a que en el caso del robo de coches sí es posible preverlo y evitarlo a través de un incremento de la vigilancia policial, en lo que se refiere a las tarjetas bancarias no cabe una actuación de este tipo, sino que tienen que ser los propios usuarios los que extremen las precauciones y eviten dar facilidades a este tipo de delincuentes que les permitan el acceso a sus datos bancarios.