El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Siete operadores interesados en dotar de fibra óptica a la zona monumental

Disponen de dos meses para presentar sus planes de despliegue // Deberán ajustarse al catálogo de soluciones técnicas para ciudades históricas elaborado por el Gobierno gallego

FOTO: Fernando Blanco
FOTO: Fernando Blanco

CARLOS DEAÑO SANTIAGO  | 07.12.2019 
A- A+

La tan esperada fibra óptica para dotar al casco histórico de Santiago de un acceso a las nuevas tecnologías que lo equipare con otras zonas de la ciudad parece estar más cerca. Concretamente, en un plazo de dos meses deberán estar listos los planes para el despliegue del cableado, bien soterrado, bien por las cornisas, o a través de las redes de alcantarillado, que son las principales opciones.

Tras el anuncio realizado el pasado verano por el Gobierno autonómico y el compostelano de la intención de poner en marcha este proyecto, el pasado doce de noviembre se abrió una convocatoria pública para que las empresas de telecomunicaciones interesadas en participar se sumaran a una ronda de consultas sobre las fórmulas para materializar esta propuesta.

Y siete de ellas han respondido al reto, y estarán presentes en la reunión convocada para el próximo día 16 de diciembre. Las firmas que han dado un paso al frente, según informaba ayer el Ayuntamiento de Santiago, son Orange, R, Telefónica, Citynet, Vodafone, Cellnex y Aurea, que ya han registrado su interés por participar en este proceso. Ese mismo día doce de noviembre también empezó a correr el plazo, dos meses en total, para que las operadoras lleven a cabo un anteproyecto de cómo se llevará a cabo este despliegue. De hecho, deberán incluir una explicación detallada del sistema que proyectan emplear para dotar de este equipamiento a la zona monumental.

Estos planes de despliegue deberán estar basados en las diferentes alternativas que se recogen en el Catálogo de solucións para actuacións de tendido da rede de fibra óptica en contornas urbanas de especial protección e conxuntos históricos de Galicia que elaboraron la Axencia para a Modernización Tecnolóxica de Galicia (Amtega) y la Dirección Xeral do Patrimonio Cultural.

Un documento técnico que se elaboró partiendo del caso concreto de Santiago, y para el que se contó con la colaboración y asesoría del Consorcio de Santiago. Asimismo, intervino en el mismo un equipo multidisciplinar integrado por arquitectos, ingenieros de telecomunicaciones y técnicos de proyectos especializados en despliegues de fibra óptica.

Este equipo fue el encargado de redactar toda una serie de propuestas técnicas viables, que además puedan ser aplicables no solo al caso de Santiago, sino también al de otras ciudades históricas con unas características similares, siempre partiendo de las tres opciones antes citadas, dos por el subsuelo (una de ellas a través de la red de sumideros), o bien de forma aérea, por las cornisas.

Protección. En el caso de Santiago, además, se deberán tener también en cuenta las especiales medidas de protección que se aplican por su condición de Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Además de las cuestiones técnicas, en el estudio que deberán elaborar las distintas empresas de telecomunicación se deberán especificar asimismo las fórmulas para la financiación de la operación, un problema con el que ya se encontró el Grupo de Ciudades Patrimonio de España cuando a comienzos de siglo proyectó el soterramiento y el cálculo de los costes hizo que la operación quedara aparcada desde entonces.

Piedra 'aislante'

Dotar de fibra óptica al casco histórico es una vieja demanda de vecinos y empresarios de la zona, que se encuentran con enormes dificultades a la hora de utilizar las nuevas tecnologías, lo que los coloca en posición de desventaja frente a otras partes de la ciudad. Se trata de un primer paso que el Ayuntamiento quiere completar con la creación de un distrito propio para la zona y un consejo asesor que recoja las demandas de los residentes.

Uno de los problemas fundamentales para la conexión, según explican los técnicos, es que los muros de piedra limitan el acceso de las ondas.