El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

ley de la memoria histórica

Los símbolos franquistas se fueron de Santiago sin hacer mucho ruido

La cruz de la plaza de A Quintana en honor a José Antonio Primo de Rivera es, prácticamente, el único vestigio que queda en Compostela // Los escudos del águila se taparon, y los cuarteles son hoy sede de la Xunta y el Parlamento

El nombre de José Antonio en la piedra y esta cruz son, prácticamente, los únicos vestigios del franquismo en Santiago - FOTO: Antonio Hernández
El nombre de José Antonio en la piedra y esta cruz son, prácticamente, los únicos vestigios del franquismo en Santiago - FOTO: Antonio Hernández

J. ESTRADA • SANTIAGO   | 20.10.2007 
A- A+

La Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados remitió al Pleno, el pasado 18 de octubre, el texto de la Ley de Memoria Histórica, por lo que se aprobará en breve.

Su objetivo "es reconocer y ampliar los derechos, así como establecer medidas en favor de quienes padecieron la persecución o violencia en la Guerra Civil y la Dictadura". De este modo, en su artículo 15 se insta a las administraciones públicas a tomar "las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos de exaltación", a ese régimen que se exhiban en las calles o plazas de las ciudades. ¿Cómo afectará esta normativa a Compostela?

Lo primero que hay que señalar a este respecto es que, salvo contados casos, hoy en día resulta difícil encontrar algún vestigio de la época franquista. Uno de los motivos es que el casco histórico fue declarado Conjunto Histórico Artístico a comienzos de la década de los cuarenta, y este nivel de protección no hacía muy recomendable meterse en posibles redecoraciones.Un lector de este diario envió al periódico hace unos días una foto detalle tomada de la fachada del hostal dos Reis Católicos. La imagen muestra las flechas y el yugo que todos reconocen como el símbolo de la Falange Española de las Jons. Sin embargo, no tiene nada que ver. Recuérdese que este edificio se fundó como hospital en 1486 tras una visita de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón. La coincidencia visual se explica porque los reyes castellanos adoptaron estos símbolos cuando unieron sus reinos. Las flechas están tomadas de la obra La Eneida, de Virgilio; y el yugo viene de Las Geórgicas, del mismo autor, y representan las labores del campo.

Hablando de José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange Española, éste sí que todavía está presente en la zona vieja. ¿Ya han adivinado en dónde, no? Sí, en plena plaza de A Quintana se puede ver esculpida sobre la piedra el nombre de este político madrileño, hijo del dictador Primo de Rivera. Y es fácil de localizar porque justo a su lado hay una gran cruz de piedra incrustada en el muro.

También había hace años en los edificios de Correos y de la Estación de tren de Renfe unos escudos franquistas: "Reflejaban el águila con las alas abiertas", recuerda el presidente de la Real Academia de Medicina e historiador, José Carro Otero. "No se han destruido porque son obras de arte, pero sí se han tapado. En algunos casos, se le ha puesto el escudo constitucional encima", dice el doctor Carro.

Por otro lado, los retratos oficiales de las dependencias públicas fueron tranquilamente sustituidos por otros también oficiales de los nuevos jerarcas. Sin embargo, hace años se desató una fuerte polémica en el Casino de Santiago por la decisión de retirar de las zonas comunes un retrato de El Caudillo. La pugna, finalmente, se saldó con la retirada del retrato a dependencias más discretas.

CRIS TOBÍO

FOTO: CRIS TOBÍO

En el edificio de Correos, ...
El doctor y presidente de la Real Academia de Medicina y Cirugía, además de historiador, José Carro Otero, recuerda que “en la fachada del edificio de Correos había varios escudos franquistas. No se destruyeron porque son una obra de arte, pero sí se ha tapado el dibujo del águila”.

 

EMILIO LAVANDEIRA

FOTO: EMILIO LAVANDEIRA

el Hostal dos Reis Católicos
Esta imagen está tomada de la fachada del Hostal dos Reis Católicos, pero no es de la Falange. Las flechas y el yugo proceden de la Eneida y las Geórgicas, de Virgilio. Representan la guerra y la labor agraria, respectivamente. Los Reyes Católicos las tomaron como símbolos. La Falange los copió después.

FERNANDO BLANCO

FOTO: FERNANDO BLANCO

y en la estación de Renfe
Al igual que en el edificio de Correos, en la estación de Renfe había un escudo de la época franquista. Se ha tapado porque su presencia ofendía a algunas personas. De hecho, en septiembre de 2001, un grupo de Nós Unidade Popular lo pintó de color rosa y se manifestó en favor de su demolición.

Y ADEMÁS

Muchas calles cambiaron su nominación

En cuanto al callejero, los tres cambios más significativos fueron los de las calles Hórreo, A Senra y Fonte de San Antonio.

A la primera se le denominaba la avenida del Generalísimo Franco, aunque los vecinos siguieron conservando de forma oficiosa su nombre tradicional. A la rúa de A Senra le tocó, por otro lado, el nombre del general Emilio Mola, uno de los líderes de la rebelión militar de 1936 con la que dio comienzo la Guerra Civil. Y la Fonte de San Antonio se denominaba en la época franquista calle del General Antonio Aranda Mata.

Todo el mundo sabe, también, que la praza Roxa fue llamada Plaza de José Antonio, aunque este nombre nunca caló en el vocablo de los compostelanos. También los alféreces provisionales que participaron en la Guerra Civil tuvieron su calle en el Ensanche, en lo que hoy es Santiago del Estero.

Había tres cuarteles

Por otro lado, en Compostela había tres cuarteles, de los que ya no queda nada. Uno era el de Santa Isabel, que fue derruido. El otro era el de O Hórreo (o avenida del Generalísimo Franco), que hoy es la sede del Parlamento gallego, y el tercero, el de San Caetano, cobija en la actualidad a la Xunta.

En cuanto a la USC, el Colegio Mayor Rodríguez Cadarso se denominaba Colegio Mayor Generalísimo Franco, aunque era conocido popularmente como "El Franco". Además, a la famosa rúa de este nombre se le viene llamando así desde la época medieval.