El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Susana Rodríguez Gacio: "Copiaba la pizarra con telescopio"

Susana Rodríguez Gacio acaba de sumarse a los residentes del CHUS para especializarse en rehabilitación// La falta del 90% de la visión no ha sido un inconveniente para que estudiase Medicina en la USC con buenas notas// También es paratriatleta y este verano participará en los Juegos de Río de Janeiro

ARTURO REBOYRAS  | 19.06.2016 
A- A+

El CHUS acogía hace unos días a los nuevos residentes que completarán la formación de sus especialidades en los centros sanitarios de la Xerencia de Xestión Integrada de Santiago. Entre los 64 médicos nóveles que aprobaron la plaza en la capital gallega se encuentra Susana Rodríguez Gacio, una viguesa que, tras estudiar Fisioterapia en Pontevedra, vino a Santiago a estudiar Medicina en la USC. Es albina y como consecuencia sufre una grave pérdida de visión: solo ve un 10 por ciento de lo que vería una persona sin problemas oftalmológicos. No obstante, este no ha sido nunca un inconveniente para que Susana alcanzase sus retos: los académicos también los deportivos. Es paratriatleta y este verano participará en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

"Me vine a Santiago con toda la ilusión del mundo, porque quería hacer Medicina. Empecé con la última promoción de licenciatura y el primer curso fue el más duro, quizás, porque el volumen de datos que dan en cualquier clase de medicina es muy grande. Pero, como todos los compañeros, tuve que acostumbrarme y seguir un ritmo", explica la médico durante una entrevista concedida a EL CORREO GALLEGO, antes de apuntar que se ha decidio por la especialidad de medicina física y de la rehabilitación, aunque no empezará la residencia hasta octubre debido a su viaje a Brasil.

Su paso por las aulas de la histórica Facultad de Medicina no fue lo que se puede decir fácil. "Me compré un ordenador pequeñito y fue el que en estos seis años me salvó porque me permitía escuchar lo que decían los profesores y, a la vez, con unas gafas que tengo con telescopio, como un pequeño prismático, ver el proyector y escribir", relata, al tiempo que apunta que "una vez que te sabes el teclado de memoria puedes hacerlo muy rápido". Aunque tiene muy poca visión, Susana lee y escribe con caligrafía estándar.

"Tuve dos asignaturas, bioestadística y biofísica, que eran más de hacer problemas y de copiar de la pizarra de tiza. Me costaron un poco más, pero me esforcé mucho y la verdad fue en las que tuve mejores resultados, quizás porque también le dediqué mucho tiempo", comenta. Así, recuerda que primero y segundo fueron dos cursos muy teóricos en los que apenas hubo prácticas. "Poco a poco fui también conociendo un buen grupo de amigos y amigas, porque cuando tienes problemas graves de visión no es tan fácil conocer a alguien, y afortunadamente tuve mucha suerte de la gente que me rodee y que siempre me echaron un cable".

Tercero fue el primer curso en que realizó prácticas. Fueron en el Hospital Provincial de Conxo, en el servicio de Endocrinología. "Aunque fueron pocos días, fue una experiencia que me permitió ver los primeros pacientes y también me sirvió para darme cuenta de que eso me gustaba". Cuarto y quinto, mitad teoría mitad práctica, los vivió a caballo entre la capital gallega y su Vigo natal, donde se formaba en el hospital.

Su último curso quiso pasarlo en Compostela. "Santiago siempre fue una ciudad que me gustó mucho por el ambientre. Fue un año también especial, porque tuvimos la graduación, un día muy emotivo para todos. También hice el último examen, que fue de dermatología, para mí una asignatura complicada porque es mucho de ver imágenes. Pero bueno, con unos libros que me compré y con unas lupas y material conseguí organizarme y sacarla adelante como quizás cualquier otro compañero". Fue uno más de los cientos de retos que Susana se marcó en su vida, "a pesar de que no tuve mucho, porque justo la semana anterior fui a Londres a una copa del mundo de triatlón. La verdad es que mis apuntes viajaron bastante".

Estudia en calgrafía estándar pero con las letras ampliadas, como con tamaño 14. "Tengo unas gafas con una lupa para leer y luego también tengo otro aparato que se llama telelupa, que es para el portatil. Tiene como un flexo, pones el folio debajo y amplía la letra en el portatil al tamaño que quieras. Son materiales que al final me facilitan las cosas, dentro de lo que cabe", explica la médico.

Asegura que en ningún momento de la carrera sintió favoritismo por parte de sus profesores. "Hice mis exámenes como todo el mundo. Excepto en un par de ocasiones, siempre con el mismo tiempo", señala, antes de apuntar que las competiciones en el extranjero sí le obligaron a retrasar alguna prueba, "En ocasiones hice auténticas burradas para llegar a los exámenes a tiempo", añade. Preparó el MIR en una academia, "no como ellos me recomendaban, sino compaginándolo con los entrenamientos y un poco a contrareloj", y aprobó las pruebas. Con nota.

Susana Rodríguez Gacio

médico y paratriatleta

"Para estudiar utilizo unas gafas especiales con lupa y también un dispositivo que permite ampliar bastante las letras de un folio y verlo en el ordenador"