El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Suspende cautelarmente la USC al "profesor del escote"

Antonio López tomó la decisión en menos de 24 horas tras conocerse el suceso // La víctima quiere que Luciano Méndez deje la docencia // Se prepara una movilización

Carmen Carballido, a la izquierda, con algunos de sus compañeros de clase - FOTO: A. Hernández
Carmen Carballido, a la izquierda, con algunos de sus compañeros de clase - FOTO: A. Hernández

CHARO BARBA   | 24.10.2019 
A- A+

La razón principal para la suspensión cautelar de la Universidade de Santiago al docente Luciano Méndez Naya es la "gravedad de las conductas, la reiteración, la preocupación por el buen funcionamiento del servicio". Tampoco es ajena a la alarma social que se ha generado después de que el conocido como profesor del escote volviese ayer a las andadas y recriminase a otra alumna el tamaño de su escote.

Así de contundente fue el rector de la USC, Antonio López, en su comparecencia ante los medios de comunicación menos de 24 horas después de que se denunciasen los hechos, donde anunció que el Rectorado resolvía a primera hora de la mañana de ayer suspender de sus funciones cautelarmente al responsable de estas actuaciones.

Sin decir en ningún momento el nombre de Luciano Méndez, el también catedrático de Derecho argumentó la decisión en base a "los comentarios de un profesor que además es reincidente porque ya había tenido conductas similares anteriores y como respuesta a la preocupación y alarma que generan comportamientos de esta naturaleza".

Explicó, además, que es una suspensión cautelar pero que la USC iniciará el expediente sancionador a la mayor brevedad posible y es entonces cuando se decidirá sobre la continuidad, la modificación o el levantamiento de estas medidas. La consecuencia del expediente será la sanción o sanciones que procedan en este caso, que además es reincidente, recordó más de una vez el rector.

Aunque no quiso hacer ninguna conjetura sobre qué medidas finales se acabarán tomando, "porque para eso está el procedimiento, que debe valorar los hechos y tipificar las conductas", apuntó que las sanciones están previstas en el Estatuto del Empleado Público y fue rotundo al decir que el proceso comenzaría de manera inmediata.

Ante la pregunta de si se le podría suspender de manera definitiva, no quiso prejuzgar y explicó que, a partir de ahora, el instructor hará las indagaciones pertinentes, oirá las partes, oirá a todos los afectados, obtendrá pruebas de los hechos y mantendrá todas las garantías. De cualquier manera, aseguró que tratará de que todo se haga con la máxima celeridad posible y garantizando siempre los derechos de todos los afectados.

Preguntado por una valoración oficial de la Universidade de Santiago reiteró que son hechos muy graves que hay que tratar de erradicar desde la institución.

Por su parte, la alumna a la que el profesor mandó anteayer desplazarse de la primera fila en la que estaba hasta la última por el escote que llevaba, Carmen Carballido, aseguró a esta redacción encontrarse con buen estado de ánimo una vez que vio que el suceso tuvo mucha repercusión y que todos la apoyan.

Manifestó, eso sí, que quedó en shock cuando Luciano Méndez tuvo la desafortunada intervención durante la clase y que no supo qué decir. "Salí de clase y hasta que llegué a conserjería no pude decir nada. Después me puse a llorar y en un rato ya estaba mejor. Me ayudó ver que mis compañeros se solidarizaron conmigo", explicó la estudiante.

A continuación siguió los cauces reglamentarios. Puso una queja en el decanato, que enviaron automáticamente a San Xerome. La denuncia en el registro del Rectorado la puso ayer por la mañana, después de salir de la clase de Estadística, ya que la de Matemáticas no se impartió por la suspensión cautelar.

Al ser una clase del primer curso del grado, Carmen Carballido afirmó que nunca había oído hablar del tristemente famoso profesor del escote y que una vez que la pusieron antecedentes, buscó en la red y se sorprendió de todas las declaraciones de Méndez Naya con respecto a otros asuntos.

Además de la estudiante objeto del desagradable comentario, sus compañeros hablaron ayer con distintos sindicatos y asociaciones estudiantiles para estudiar de qué forma podrían actuar para que su protesta sea más patente. Finalmente, habrá una concentración ante el Rectorado a las doce de la mañana.

Se da la circunstancia de que la asignatura que impartía en ese momento Luciano Méndez, Matemáticas para Economistas I del primer grado de Economía no era una de sus materias, sino que se encargó de ella, como un sustituto temporal, mientras no se resolviese el concurso de adjudicación de plaza. De hecho, uno de los alumnos aseguró a esta re­dacción que ya les habían informado antes del desagradable suceso de que la semana próxima llegaría la profesora de la misma.