El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Tres plantas y vestíbulo a la altura del Hórreo en la nueva estación del tren

Sale a exposición pública la expropiación de los terrenos // La zona comercial se distribuirá en dos pasillos laterales a la entrada // Todo queda pendiente de la cláusula de 3,5 millones

Obras de construcción de la nueva estación de autobuses en el complejo de la Intermodal - FOTO: Fernando Blanco
Obras de construcción de la nueva estación de autobuses en el complejo de la Intermodal - FOTO: Fernando Blanco

CARLOS DEAÑO SANTIAGO   | 17.10.2019 
A- A+

Durante quince días estará expuesto al público el proyecto de expropiación de los terrenos necesarios para la construcción de la nueva estación de ferrocarril de Santiago dentro del complejo de la Intermodal. El documento, publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado, recoge además las características generales del nuevo edificio.

Contará con tres plantas, la primera de las cuales estará situada al nivel de los andenes. Contará, además, con una entreplanta para servicios técnicos destinados al almacenaje y la gestión de la energía.

Sobre ella se levantará otra, a la altura de la rúa do Hórreo, con la que estará unida a través de una gran plaza, y conectada directamente con la pasarela, que será donde se sitúe el vestibulo de acceso y las dependencias de atención al público. Será aquí donde se sitúe la única superficie comercial que habrá en las instalaciones, y que estará colocada, recoge el documento, en dos bandas que se vuelcan hacia el vestíbulo a doble altura, "atendiendo al reclamo de la sostenibilidad económica que necesita la estación como sustento", se detalla en el documento.

Por último, la tercera planta estará dedicada exclusivamente a dependencias de Adif, para la gestión del servicio ferroviario, desde oficinas y despachos, hasta instalaciones necesarias para el funcionamiento del servicio, como respiraderos o maquinaria.

Lo que ahora se aprueba es el expediente de expropiación de un total de 4.347 metros cuadrados, y en el texto se señalan también las afectaciones a los terrenos colindantes, en los que se establece una franja de reserva para la protección de la infraestructura, que será de 5 metros para la zona de dominio público y de 8 m para la de protección. También se señalan algunos terrenos que podrían ser objeto de una ocupación temporal durante los trabajos de construcción.

Se trata de un paso muy importante para la puesta en marcha de esta infraestructura que sustituirá a la actual estación de ferrocarril, y que estará unida a la terminal de autobuses que está construyendo la Xunta junto al vial Clara Campoamor a través de una pasarela elevada que también está en marcha.

Sin embargo, para que empiece la construcción de la nueva estación de tren todavía queda un escollo por salvar, la cláusula que figura en el convenio que en su momento firmaron el Ayuntamiento, la Xunta, Fomento y Adif para el desarrollo de la estación intermodal y el reparto de las obligaciones de cada una de ellas. En él se establecía que el proyecto de terminal ferroviaria no se iniciará hasta que Santiago no alcance los 3,5 millones de viajeros anuales.

Esta condición fue muy criticada, ya que no se le ha impuesto a ninguna otra ciudad, y de hecho, Fomento parece dispuesto a proceder a su retirada. Sin embargo, al estar incluida en el convenio es preciso reunir a todas las partes para que den el visto bueno a la modificación, lo que obliga a esperar a que el Gobierno central deje de estar en funciones.

Así las cosas, podría quedar suprimida, si se mantiene este acuerdo, a comienzos del próximo año, lo que permitiría encargar ya el diseño del nuevo edificio, que no estaría listo para el Xacobeo de 2021, cuando se espera la llegada del tren de Alta Velocidad, pero sí para el siguiente, de 2027.

Mayor amplitud

El nuevo vestíbulo, donde estarán los servicios de atención a los viajeros, contará con más de novecientos metros cuadrados de superficie, lo que permitirá acabar con las estrecheces de la actual zona de ventanillas. Allí también se instalarán varias tiendas, pero no una superficie comercial. A este vestíbulo se accederá desde una gran plaza.

Buena parte de los terrenos donde se instalará la estación son ya propiedad de Adif, pero el Ayuntamiento también aportará el suelo que finalmente no se utilizó para la estación de autobuses al situar el nuevo edificio unos metros más al norte.