El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Un piloto que atrapa nubes

El joven compostelano Víctor Tobío es muy popular en el mundo de la aeronáutica // Realiza unas impresionantes grabaciones de los aterrizajes desde los mandos de su ATR72, de la compañía CanaryFly // Prefiere retratar los días brumosos y el avión atravesando las capas

El piloto compostelano Víctor Tobío Alonso en la cabina
El piloto compostelano Víctor Tobío Alonso en la cabina

SANDRA CUIÑA   | 21.10.2019 
A- A+

Compartir su experiencia y su día a día con los que le ayudaron a hacer realidad su sueño. Esa es una de las razones por la que el piloto de avión compostelano Víctor Tobío Alonso comenzó a hacer vídeos de sus aterrizajes desde el avión comercial que copilota, un ATR72 de la compañía CanaryFly. "Es una forma de hacer llegar mis vivencias actuales a todos los que trabajaron para que yo pudiera ser piloto", cuenta.

Eso sí, Víctor graba estas operaciones solo cuando las condiciones son buenas. "Lo hago en la medida que puedo y sin que afecte a la seguridad de los vuelos. Por ejemplo, en días con mucha turbulencia no grabo", comenta. Su modus operandi es muy sencillo. Coloca el móvil en un lugar que no moleste y lo deja grabando a cámara lenta mientras toma tierra. De todas formas, este joven santiagués de 29 años no inmortaliza todos los vuelos, sino solo los que intuye que quedarán bonitos en cámara y siempre después de pedir permiso a sus compañeros. Así, suele elegir días nublados, "porque si está todo despejado se hace más aburrido, es mucho más bonito ver como atraviesas las nubes y las capas", comenta.

La mayoría de sus compañeros y amigos están encantados con su iniciativa y a menudo le piden que comparta sus grabaciones. De esa forma, en ocasiones las sube a su Twitter, donde las suelen retuitear desde la cuenta de los controladores aéreos.

Víctor trabaja desde marzo en la compañía CanaryFly, que realiza vuelos en el archipiélago canario y también en Baleares, Alicante, Valencia o Sevilla. Con anterioridad fue instructor de vuelo en Gran Canaria.

El aeroplano en el que vuela es un ATR72, aparato de tamaño mediano que tiene capacidad para 72 pasajeros y es de turbohélice. "Es el avión más utilizado para viajes regionales", añade el santiagués.

El joven habla con gran devoción de su profesión y se nota que lo suyo es completamente vocacional. "Siempre quise ser piloto. Desde pequeño ya veía las típicas películas con aviones de guerra y cuando tuve la oportunidad, después de sacar mi carrera de Historia y perfeccionar mi inglés, pude hacer el curso de piloto en A Coruña, para poder trabajar de lo que me gusta", explica.

Y no se arrepiente en absoluto del esfuerzo realizado para estar a los mandos de un avión. "Cada día difiere del otro totalmente. Siempre te vas a encontrar cosas distintas por las condiciones meteorológicas. Es apasionante, aunque a veces te toca sufrir", y pone como ejemplo el viento cruzado, "porque tienes que jugar con el avión y el aire".

 

SIN MITOS. Además, echa abajo el mito de que hoy en día los aviones vuelan prácticamente solos. "Nuestro aparato es muy particular, porque nuestro vuelo de crucero no suele durar mucho, unos 15 minutos. Estamos la mayoría del vuelo en las fases críticas de despegue y aterrizaje. El piloto automático es una herramienta que te ayuda, pero al final el que toma la decisión eres tú y el que toma tierra eres tú".

De todos los aeropuertos que él conoce, cree que el de Melilla es uno de los más complicados, porque la pista no es muy larga. Tiene apenas mil quinientos metros. Aun así, asegura que "complicado no hay nada".

Es cierto que cuando hay tiempo adverso, como una tormenta, "el avión se mueve mucho, porque hay mucha turbulencia y los pasajeros se asustan, pero tienes que convivir con eso. Por esos días son por los que te pagan", añade Tobío.

Como piloto le gustaría conocer algún día un aeropuerto internacional, como por ejemplo los de París.

santiago@elcorreogallego.es

 

La empresa nació en el año 2008

•••CanaryFly es una compañía canaria que opera vuelos regulares de pasajeros entre las islas. Esta aerolínea, con sede social en el aeropuerto de Gran Canaria, se fundó en 2008, operando vuelos en el archipiélago, siendo en mayo de 2012 cuando inaugura su primera ruta interinsular. En sus inicios la aerolínea cubría rutas regulares entre el archipiélago y África. El año 2016 fue el de su consolidación en el mercado aéreo canario, ya que incrementó sus rutas y asientos en más de un 30 %, transportando más de 70.000 pasajeros cada mes.