El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Varias casonas okupadas en Carme de Abaixo se suman a la de la Algalia

Vecinos del barrio denuncian que hay media docena invadidas // Desde la asociación Río Sarela se pide sancionar a dueños de viviendas abandonadas // Más críticas a la pasividad del gobierno de CA

Casona de mil metros cuadrados en la rúa Campo Cruceiro do Gaio, que fue ocupada el pasado noviembre.  - FOTO: ECG
Casona de mil metros cuadrados en la rúa Campo Cruceiro do Gaio, que fue ocupada el pasado noviembre. - FOTO: ECG

UXÍO SANTAMARÍA. SANTIAGO   | 11.02.2019 
A- A+

El problema de los okupas afecta cada vez a más zonas de la ciudad. Tras ser tomado de nuevo el edificio de la Algalia de Arriba el pasado día 2 por el colectivo Escárnio e Maldizer, ahora se suma la denuncia de la Asociación de Vecinos Río Sarela, que señala que hay unas "cinco o seis viviendas" en el barrio del Carme de Abaixo que se encuentran okupadas por personas que no son sus propietarios ni tampoco pagan una renta.

El primer fin de semana de este mes de febrero, la casona de la Algalia número 11 fue de nuevo tomada tras haber sido desalojada hace casi dos años y después de tres de actividad cultural ilegal.

Este centro social fue desmontado en mayo de 2017 y la protesta convocada horas después en la capital gallega derivó en duros enfrentamientos entre los manifestantes y las Fuerzas de Seguridad, con una verdadera batalla campal por las calles de la ciudad que remató con varios policías heridos y también manifestantes detenidos.

Ahora le toca el turno a Carme de Abaixo. Los responsables vecinales aseguran que "el problema no es que haya okupas en una casona abandonada, sino que no saben convivir con los vecinos". En este sentido, denuncian que algunos inquilinos "se dedican a acumular basura, tienen enganchada la luz al alumbrado público y no dudan en enfrentarse con otros residentes cuando les recriminan su poco civismo".

Desde Río Sarela recuerdan que Carme de Abaixo "es un barrio residencial y siempre ha sido tranquilo". Por eso, lamentan que el Concello "no tome ninguna medida", a pesar de las reiteradas denuncias que le hacen llegar por una situación que perturba el bienestar de los habitantes de esta zona.

Aseguran desde la entidad que en este momento hay una media docena de propiedades okupadas en dicha área; y también inciden en que el problema está en que "estas personas no respetan las normas básicas de convivencia, lo que genera indignación "entre quienes pagamos religiosamente nuestros impuestos municipales".

Al respecto, lamentan la pasividad del gobierno local de Compostela Aberta, que "no está haciendo absolutamente nada" para poner remedio a esta situación. "Está claro que el Concello no quiere meterse en este tema", señalan desde Río Sarela. Prueba de ello es que nunca tomó medidas sobre otras okupaciones polémicas en la ciudad, como la de la casona en la rúa de la Algalia de Arriba, llegando incluso a defender a losjóvenes que fueron desalojados por la fuerza tras una orden judicial. 

SAN LOURENZO. En este contexto, la Asociación Río Sarela también critica el abandono que sufren algunos edificios por parte de sus dueños. "Apoyamos que se sancione a aquellos propietarios de casonas que están abandonadas y que caen a pedazos. En Carme de Abaixo y en San Lourenzo tenemos unas cuantas", inciden, a la vez que hacen hincapié en la necesidad de contar con un barrio rehabilitado, atractivo para residir, para evitar precisamente problemas como el de la proliferación de inquilinos ilegales. Una de las casonas okupadas en la zona fue la situada en la rúa Campo Cruceiro do Gaio. "No es la más problemática", señalaron los responsables de la asociación, que añadieron que "parece que están ahí a lo suyo: hacen sus reuniones dentro y en la calle no se nota mucho".

"Raxoi no hace nada. Es una situación de no retorno"

••• La Asociación Río Sarela vive con la esperanza de que "este año se produzcan cambios, porque así no podemos seguir. Hemos llegado a una situación de no retorno y no se observa ningún futuro, porque tampoco se aprecia ningún esfuerzo desde el Concello". Denuncian que "todo lo que propone el Ayuntamiento es sobre papel, sobre folletos. Todos son planes, pero la realidad es la que tenemos en los barrios", zanjan los vecinos, con la esperanza de que algún día se solucionen los problemas de convivencia en los barrios debidos al fenómeno de la okupación.