El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

cita para melómanos

La virtuosa y el violín millonario

La solista alemana Viviane Hagner interpretó un concierto junto a la Real Filharmonía con un Stradivarius que supera el millón y medio de euros // El instrumento, de 1717, viaja 'blindado' y con asiento propio

M.M. • SANTIAGO .   | 30.01.2009 
A- A+

La prestigiosa violinista alemana Viviane Hagner, tocando el Stradivarius, ayer en el Auditorio

La violinista alemana Viviane Hagner intervino ayer como solista invitada en un nuevo concierto de la Real Filharmonía en el Auditorio de Galicia, en Santiago. Pero esta virtuosa artista no estuvo sola, sino acompañada de un valioso compañero de trabajo, un Stradivarius, construido por el mítico luthier italiano en 1717, y que tiene incluso nombre propio, Sasserno. Aunque el precio de este instrumento es difícil de precisar, los expertos aseguran que con toda probabilidad uno de estas características costaría más de un millón y medio de euros.

Así, en la cita de ayer en el Auditorio de Galicia, con un gran éxito de público, se conjugaron varios factores que hicieron que el concierto fuese muy especial, ya que además de disfrutar de la Real Filharmonía y de la actuación de Viviane Hagner acompañada de su Stradivarius, tuvieron como director de la formación musical a Pablo González, considerado como una de las más firmes promesas de la dirección musical en España.

Sin embargo, la atención se centró sobre todo en la violinista alemana, que debutó profesionalmente con solo doce años, y que ha recorrido los principales teatros y escenarios del mundo no sólo actuando con los mejores, como la Filarmónica de Berlín y Checa o la Sinfónica de Chicago, sino también bajo la dirección de maestros como Zubin Metha, Claudio Abbado, Daniel Barenboim o Kent Nagano.

Además, no es fácil poder escuchar el sonido de un Stradivarius, considerado como una auténtica joya musical, y no sólo por su precio, sino también por su sonoridad, cuyo secreto se debe a la fórmula del barniz de resina, cuya composión se ha perdido, y que el maestro italiano aplicaba a sus violines.

Un estuche ignífugo

El violín que tocó ayer Hagner es de la Nipon Music Foundation, que cuando lo cede para un concierto exige muchas medidas de seguridad. Para empezar, siempre viaja en un asiento reservado como un pasajero más, ya sea en tren o en avión, suele estar custodiado hasta que sale de Japón y duerme en un estuche especial, ignífugo y blindado, especialmente diseñado para mantener una humedad constante.

Solo la caja para transportar un Stradivarius cuesta en torno a los 12.000 euros. Todo ello aparte de seguros y de las medidas especiales de conservación del instrumento.

EL DATO

Ensayo sin focos

La violinista pasó la mañana de ayer ensayando para el concierto, que comenzó a las 21.00 horas. La artista, en su contrato, dispone que mientras ensaya no pueden hacerle fotos ni grabarla. Eso sí, se permitió la entrada para escuchar a la Real Filharmonía bajo la experta batuta de Pablo González .