El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

denuncia social

Vuelven a Compostela los mendigos que usan bebés como ‘cebo’

Numerosas mujeres con aspecto extranjero recorren las calles de Compostela para pedir limosna // Portan bebés y los utilizan como reclamo para que los viandantes les den dinero // Llegan a la ciudad en coches que los recogen cuando recaudan lo pactado

REDACCIÓN • SANTIAGO   | 23.07.2006 
A- A+

Gallego
Una mujer pide, con un bebé en sus brazos, limosna a una vecina en una calle del Casco Histórico
FOTO: Gallego

Un nutrido grupo de mujeres, que por su acento y aspecto todo apunta a que son rumanas, se han apoderado de las calles de Santiago, y tanto en el Casco Histórico como en el Ensanche se las puede ver a todas horas pidiendo dinero.

"Llegan en autobús por la mañana y se van a una hora determinada. No pernoctan en Compostela, y ninguna, tampoco, es usuaria de los Servicios Sociales del Ayuntamiento. No porque no lo hayamos intentado, sino porque no quieren que nos acerquemos a ellas y les informemos de las ayudas que tenemos", señala la concejala de Bienestar Social del Ayuntamiento, Adelaida Negreira.

Se limitan a venir sólo durante unas horas para obtener dinero. Lo consiguen, bien reclamando una limosna por la calle, bien limpiando parabrisas en los semáforos, o entrando incluso en los edificios para ir pulsando timbre por timbre, piso por piso, y reclamar a los inquilinos que les den una moneda.

Los responsables de comercios y locales de hostelería del Casco Histórico señalan, además, "que también vienen a buscar aquí algún dinero. Y siempre te ponen como excusa que es para darles de comer a los niños".

Y es que, precisamente, causa malestar en Compostela ver a estas mujeres con bebés o niños pequeños pidiendo. El artículo 232 del Código Penal señala que "los que utilizaren o prestaren a menores de edad o incapaces para la práctica de la mendicidad, incluso si está encubierta, serán castigados con la pena de prisión de seis meses a un año". ¿Se persigue en Compostela?

Este diario ha consultado con la Policía Local, la Autonómica y la Nacional, y no ha encontrado una respuesta concreta. De todos modos, en la práctica, el margen de actuación que les queda a las autoridades es muy reducido porque una sentencia del Tribunal Supremo ha sentado jurisprudencia favoreciendo este tipo de prácticas acompañado de menores.

La sentencia se dictó en el año 2000 y dice textualmente que "la mendicidad con menores no es delito, en tanto que son los adultos los que piden limosna". Mientras tanto, estas mujeres siguen trabajando en España. Y, lo peor de todo, con bebés y niños de entre dos y cuatro años.

LLEGADA MASIVA

Principalmente de la etnia romi

Desde enero de 2002 los ciudadanos rumanos no necesitan visado para entrar en un país de la Unión Europea. Ésto ha provocado una avalancha de inmigrantes principalmente de la etnia romi (cíngaros y gitanos) en toda España. Son personas generalmente sin recursos que se dedican al ejercicio de la mendicidad y, en la mayoría de los casos, llaman la atención porque utilizan a menores en estas prácticas de petición de limosna. Se acercan a los viandantes y le dicen: "Una pregunta...", para después pedirles dinero. Algunos tenderos de Compostela le han ofrecido comida, "pero le das una empanadilla, y te empiezan a pedir chorizos, y toda la tienda entera", comentan. En el Año Santo 2003, Santiago ya sufrió una avalancha de mujeres mendicantes .

LAS CLAVES

Los ciudadanos deben decirlo

Fuentes policiales no dejan de insistir, una y otra vez, en ello. La mejor manera de erradicar este tipo de mendicidad es que no se les dé ningún dinero. Además, los ciudadanos deben denunciar cada vez que vean estas prácticas a fin de impedir que se utilicen menores.

Papeles de Extranjería

Muchas de estas mujeres que piden por la calle están en una situación irregular. Es decir, no tienen los papeles de residencia en España. Viven, además, en una situación de marginalidad, y habitualmente son obligadas por algún tipo de mafia a ejercer la mendicidad.

La Fiscalía de Menores

La actuación de la Policía cuando tienen noticia de que se está produciendo uno de- estos casos, suele consistir en decir a estas mujeres que no pueden ejercer la mendicidad con el niño. Las fuerzas de seguridad se ven obligadas a adoptar esta actitud en virtud de una sentencia del año 2000 emitida por el Tribunal Supremo, que sentó jurisprudencia. Según esta sentencia la mendicidad con niños no lo considera ilegal, pese al artículo 232 del Código Penal .