Domingo 20.10.2019 Actualizado 19:27
Google    

El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Xosé Sánchez Bugallo: "Me gustaría dejar en 2023 una Compostela que sepa a dónde va"

"Santiago se ha quedado atrás, me recuerda a los años 80", señala el alcalde // Bugallo espera definir "un proyecto común" con CA y el BNG esta legislatura

Xosé Sánchez Bugallo - FOTO: Xoán Rey/Efe
Xosé Sánchez Bugallo - FOTO: Xoán Rey/Efe

CARLOS REY  | 23.06.2019 
A- A+

Ya ha pasado una semana desde que el socialista Xosé Sánchez Bugallo (1954) asumió por quinta vez la alcaldía de Santiago, una ciudad que, según ha podido comprobar, "se ha quedado atrás" e incluso "ha retrocedido en los últimos años", hasta el punto de recordarle a "la de los años 80". "El grado de deterioro que ha sufrido la ciudad en los últimos años es muy importante y sacarla adelante va a exigir un esfuerzo enorme, pero estoy muy animado y soy francamente optimista", aseguró el regidor compostelano en una entrevista concedida a la agencia Efe.

Sánchez Bugallo viene de concluir un traspaso de poderes que "formalmente ha sido correcto", pero lamentó "el estado en que se encuentra el ayuntamiento", que achaca a que Compostela Aberta, bajo el mandato de Martiño Noriega, "no ha afrontado los problemas y ha dejado que determinadas situaciones se fueran pudriendo, ya no por intervención directa, sino por mirar a otro lado". Manifestó observar con "preocupación" la situación de Santiago desde que él abandonó el cargo tras perder las elecciones en 2011, cuando llegaron los tres alcaldes del Partido Popular en cuatro años, "un desastre sin paliativos" con el que Compostela Aberta "se conformó".

El veterano socialista se marca un objetivo principal a corto plazo: aprobar un "presupuesto técnico" -que espera presentar el próximo 5 de julio- para afrontar los gastos hasta el final de año, unas cuentas en las que buscará "el consenso" con las fuerzas de la oposición. "También tenemos sobre la mesa servicios con contratos prorrogados o, todavía peor, sin contratos; hay una sensación muy preocupante y agobiante al respecto, ya que todo el mundo va a esperar soluciones en el corto plazo y son temas que van a requerir estudios económicos y jurídicos", relató el primer edil.

En el plano económico, todo en Compostela -sobre todo a las puertas del Año Santo en 2021- gira en torno al turismo, un ámbito en el que el regidor espera apostar por "la gastronomía y el turismo especializado, de calidad y de congresos", aprovechando que "de los cinco o seis millones de visitantes que pasan cada año por Galicia, el 60 % pasan por la capital".

"También hay vida más allá del turismo, pero hay muchísimo que hacer para ampliar la base económica de la ciudad, reforzando áreas como la cultura, la biomedicina o la nanotecnología", destacó el alcalde, quien entiende que para potenciar estos ámbitos "va a ser necesaria la cooperación de la Xunta de Galicia". La relación con el Gobierno autonómico es, precisamente, lo que está ocupando la mente del alcalde: está decidiendo cuáles serán "los tres o cuatro temas fundamentales y prioritarios para los próximos años" que trasladará al presidente, Alberto Núñez Feijóo, ya que "hay que insistir sobre determinados proyecto, no marear la perdiz con una cosa diferente de cada vez".

Sánchez Bugallo afronta la legislatura con, al menos de entrada, un Gobierno en minoría formado por diez concejales, que ya ha recibido críticas por reunir muchas responsabilidades en pocas personas, una decisión que achaca a que "fue necesario dar más trabajo a quienes tienen más experiencia en la gestión".

El alcalde todavía lamenta la decisión del BNG de no entrar en el Gobierno municipal, que considera "un error", pero ha dejado la puerta abierta a una entrada en el Ejecutivo de los nacionalistas y, más adelante, incluso de Compostela Aberta. "Ahora no es el momento, hemos tenido una campaña de mucha confrontación, pero espero que maduren y podamos definir un proyecto común", aseguró Bugallo, quien prefiere "esperar a ver qué pasa con las mareas y CA, ya que esa situación es un magma en ebullición y hay que ver si se solidifica y qué sale de ahí".

El regidor socialista también se mostró favorable a alcanzar acuerdos puntuales con el PP, toda vez que en política "hay alternancia" y quiere garantizar que, "cuando haya un alcalde que no sea Sánchez Bugallo", la ciudad "mantenga el rumbo".

"Me gustaría dejar en 2023 una Compostela que haya encontrado su hoja de ruta y sepa hacia dónde va; si consigo eso, esta legislatura habrá sido un éxito", afirmó el regidor, quien espera articular esta hoja de ruta con un plan estratégico discutido con los demás partidos. También quiere compartir sus próximos cuatro años con un Gobierno central dirigido de Pedro Sánchez "que encuentre estabilidad y abandone pronto la actual situación de transitoriedad, provisionalidad y precariedad".

Con la Xunta, el alcalde apuesta por "mantener posiciones de lealtad institucional y de cooperación" en el año y medio de legislatura que le resta a Núñez Feijóo; después, "los gallegos decidirán si el presidente será Gonzalo Caballero o un popular". "Yo voy a pedir lo mismo para Santiago sea cual sea el color político del presidente: yo represento a todos los ciudadanos, incluso a los que no me han votado, y a mí, como a cualquier alcalde, lo que me duele es mi ciudad", concluyó.

Xosé Sánchez Bugallo

ALCALDE DE SANTIAGO

"El grado de deterioro que sufrió la ciudad en los últimos años es muy importante y sacarla adelante va a exigir un esfuerzo enorme"

"Hay vida más allá del turismo, pero hay muchísimo que hacer para ampliar la base económica de la ciudad, reforzando la cultura, la biomedicina o la nanotecnología"