Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 08 diciembre 2021
22:59
h
ENTREVISTA
Juan Campos Calvo-Sotelo / Psicoterapeuta y escritor

“El Camino posee un magnetismo especial que sin duda te engancha”

“Muchos me han hablado de la depresión post-Camino. Después de tanto esfuerzo y sacrificio se dan cuenta de que han de volver a sus vidas corrientes,
y sienten un vacío”

“Para mí recorrer el Camino es como viajar en el tiempo, no hay distancias, ni coches. La vida sigue otro ritmo y el tiempo pasa de otra manera”, así relata Juan Campos Calvo-Sotelo, nacido en 1948 en Cuntis, sus fascinantes experiencias como peregrino. Licenciado en filosofía, psicología y psicoterapia, también es escritor y autor de “Náufragos de Antaño” (2002), libro que narra el trágico final de varios veleros que cruzaron la Ruta de la muerte en el Siglo XX.

¿Cuántas veces ha hecho el Camino de Santiago?

En total unas diecisiete veces: el camino francés lo he realizado del tirón desde Roncesvalles en tres ocasiones y otra casi completa. Desde Finisterre a Santiago lo he recorrido unas doce veces y otra más desde Sarria.

¿Cuál fue el motivo por el que se lanzó a recorrerlo la primera vez?

Mi primer Camino fue desde Finisterre a Santiago en el 2008 cuando tenía 62 años. Viví en Compostela durante un tiempo y siempre me preguntaba, viendo llegar a caminantes con las piernas machacadas, qué les atraería de esa ruta. Además, muchos familiares lo habían completado y me decían que era una experiencia increíble. Al final decidí hacerlo y claro, me enamoré.

¿Prefiere realizarlo solo o acompañado?

El francés lo he realizado solo, aunque nunca se está solo del todo, siempre tienes la compañía de otros caminantes. Desde Finisterre a Santiago lo he recorrido de ambas formas. Las dos experiencias son diferentes pero igualmente gratificantes.

¿Qué es lo que le atrae una y otra vez a realizar esta peregrinación?

Hay cuatro motivos principales: Lo primero es la naturaleza, el paisaje cautivador. Lo segundo es que, para mí, recorrer el camino es como viajar en el tiempo, no hay distancias, ni coches. La vida sigue otro ritmo, y el tiempo pasa de otra manera. Por otro lado, el contacto con otros caminantes me enriquece mucho, hay mil anécdotas que podría contar y siempre te sorprende los vínculos que puedes llegar a crear.

¿Cuál ha sido el momento difícil durante sus rutas? ¿Pensó en abandonar alguna vez?

Muchas veces, dice el escritor entre risas. Casi todos los días esa idea navega por tu cabeza. Lo peor son las ampollas, el dolor de tripa, incluso el de espalda. Te sueles preguntar: “¿Qué hago aquí?”

¿Cómo lidiaba con la fatiga, el cansancio y otros factores?

Lo cierto es que no abandonas porque quieres continuar, es un desafío que te has propuesto y no todos los días son duros. Aunque llegues muy fatigado, a la mañana siguiente no estás como nuevo, pero el descanso de la noche te alivia y te motiva a seguir.

¿Recuerda alguna anécdota a destacar?

Una vez conocí a un joven Húngaro que había comenzado el Camino desde mucho más lejos que Roncesvalles. Iba sin dinero y mendigando. Resulta que antes de venir tenía una novia a la que dejó y se había ido con otra. Al tiempo la volvió a echar de menos y le preguntó qué debía hacer para volver a estar con ella. Le respondió que debía ir a Santiago de Compostela, a pie, desde Hungría. Sin pensárselo dos veces dijo que sí y echó a andar. Estaba muy contento pero entonces me transmitió su duelo: se había enamorado por el Camino de otra peregrina. Sin duda, era un hombre con una historia sorprendente a la que titularía “el Húngaro enamorado”, bueno, más bien, “enamoradizo”.

¿Ha tenido alguna experiencia de fuerte espiritualidad durante sus rutas a Santiago?

Recuerdo una noche en Roncesvalles,en la que la nieve cubría todo el terreno. Estaba impresionado con la distancia, tenía 62 años y 880 kilómetros por delante. Atendí la misa del peregrino esa noche y recité esa oración tan antigua. Por la mañana eché andar, y aún me resulta inolvidable la imagen del silencioso amanecer cubierto por la nieve.

Muchos dicen que el camino te cambia como persona ¿Esto le ha sucedido?

No sé si te cambia, pero sin duda el contacto con la gente y el logro del desafío te enriquecen. Es el poder que otorga el superarte a ti mismo a pesar de no ser un atleta y lograr completar la ruta. También me llena compartir trayecto con la naturaleza que rodea al Camino.

¿Qué diría que atrae a caminantes de todo el mundo a la catedral del Apóstol cada año?

La verdad es que cada peregrino viene por motivos distintos y algunos sorprendentes. Unos lo recorren por lo estrictamente religioso, otros lo hacen buscando una conexión espiritual más vaga, menos católica. También muchos son atraídos por la naturaleza o la sensación de libertad. Luego están los que buscan el contacto humano: recuerdo muchas historias de caminantes que venían en busca de un ligue o pareja. Incluso por motivos de salud física hay quien recorre medio mundo para llegar a Santiago, como una chica Coreana que contó, con mucha ligereza, que ella hacia el Camino para adelgazar. Por otro lado, hay quienes vienen desde muy lejos para cumplir una promesa. Conocí a una familia americana que había comenzado a hacer el Camino desde Francia con las cenizas de su padre, quien había fallecido recientemente y que siempre soñó con completar la ruta del Apóstol.

¿Qué le diría a alguien que aún no ha hecho esta ruta?

Lo primero es que esté seguro/a de que no se va a arrepentir porque es una experiencia que engancha. La gente vuelve cada año, atraídos por diferentes motivos, pero todos compartimos que el Camino tiene un magnetismo especial. Esto es lo que permite disfrutar del trayecto a pesar del dolor. Incluso muchos caminantes me han comentado que han sufrido la “depresión post-Camino”, ya que tras tanto esfuerzo y sacrificio, se sienten vacíos al llegar a esa meta tan luchada y darse cuenta de que han de volver a su vida corriente y vulgar. Yo nunca lo he vivido, pero sí que es cierto que siempre prefiero empezar a terminar.

11 jun 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito