Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 24 enero 2022
12:57
h

El comercio reprocha que el casco histórico no avanzó en 20 años y el fracaso del plan del bajo de El Pilar

Compostela Monumental incide en el “éxodo” que sufre la almedra, el alto precio de los alquileres y la carencia de servicios básicos // El alcalde culpa a la turistificación

La indignación no deja de crecer en el casco histórico compostelano, que cada día que pasa languidece un poco más. A la pérdida masiva de población se suma el cierre de numerosos comercios tradicionales y las dificultades que atraviesan los que siguen aguantando un chaparrón que parece que va a más. Y es que la turistificación del entorno monumental y la carencia de servicios siguen provocando que cada día vivan menos personas en la almendra de la capital gallega. Sobre este aspecto se manifestaba ayer, precisamente, la asociación de comerciantes Compostela Monumental.

Su gerente, José Ángel Blanco, señalaba en una entrevista concedida al programa Más de uno Compostela, de Onda Cero, que “el éxodo de habitantes de la zona monumental, viviendas vacías, el alto precio del alquiler de locales comerciales o la carencia de servicios para vecinos y comerciantes es un mal que ya viene de atrás y que denunciamos hace ya más de 20 años”.

En este sentido, el responsable de la entidad señaló que “llevamos escuchando los mismos problemas desde hace más de veinte años. No hemos avanzado absolutamente nada y se han tirado dos décadas sin solucionar los problemas”, sentenció en el programa de Ramón Castro.

Para José Ángel Blanco, “quienes provocaron la situación que vivimos en el casco histórico también la van a provocar en el Ensanche”, que a su juicio, “se va a convertir en un segundo casco histórico por todas las medidas nefastas que ha tomado el Ayuntamiento”, aseguró.

Con esto, lamentó una vez más que “no se haya hecho un plan para demandar población para el casco histórico y el tipo de comercios que queríamos tener”, al tiempo que puso como ejemplo “lo que el Ayuntamiento de Barcelona ha hecho, adquiriendo medio centenar de locales históricos para mantener su actividad”.

En este sentido, el gerente de Compostela Monumental sostuvo que “proyectos como el que teníamos para el edificio los Grandes Almacenes El Pilar, en la rúa do Preguntoiro, perfectamente definido y que era una tabla de salvación para el casco histórico, se torpedeó por todos lados y al final se convirtió en la sede de una entidad bancaria para montar un sarao de vez en cuando”.

Para concluir, se mostró muy crítico con las últimas ayudas del Consorcio de la ciudad, y afirmó “no se puede tener una entidad como el Consorcio de Santiago que saque líneas de ayudas por 150.000 euros, esto es un chiste, una tomadura de pelo”.

PRECIOS. Precisamente, sobre la situación del casco histórico se manifestó también este miércoles el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo; y lo hizo, además, en el mismo medio. El primer edil sostuvo que “o casco histórico é evidente que perdeu poboación”. Y en respuesta a los vecinos y comerciantes afirmó que “se todo está tan mal... ¿por que os prezos no casco histórico son tan caros e máis altos que noutras zonas da cidade?”. En este sentido, señaló que “se produce unha derivación a un modelo turístico, que nós non compartimos, e os propietarios apostan polos alugueres turísticos”.

Al respecto, el primer edil lamentó los “alugueres desmesurados que están a pedir na zona monumental de 3.000, 4.000, 5.000 e 6.000 euros en locais da zona monumental porque teñen unha expectativa de recuperación económica”; y también comentó que “o problema do casco histórico son as vivendas baleiras e propietarios ausentes, moitos deles fóra de Santiago e con temas de herencias”. Bugallo cree que “o turismo contribúe a distorsionar o mercado para levalo a unha dirección que non nos gusta e moitos propietarios pensan que os pisos turísticos van ter unha renda maior que se os alugan familias”. Asimismo, remarcó que en el gobierno local “apostamos por un carácter residencial do casco histórico”.

OPOSICIÓN. Con respecto al declive del casco histórico también se mostró crítico el presidente del PP de Santiago y diputado autonómico, Borja Verea, quien apuntó a que “hay unos culpables y hay que decirlo claramente, son 25 años en los que no se hizo absolutamente nada por transformar el casco histórico; y coincide con los prácticamente 20 años que nos siguen gobernando los mismos dirigentes”. Y recordó que “insistí desde el primer momento en que una de las prioridades de la ciudad es la repoblación del casco histórico, y esto pasa por poner dentro de la agenda pública y con prioridad absoluta el hecho de recuperar ese valor residencial de nuestra ciudad histórica”.

Para Verea, la manera de hacerlo es clara: “Esto pasa por modernizar el plan especial y actualizarlo a los tiempos de hoy donde la prioridad es facilitar la vida a los vecinos, y para ello habrá que actualizar toda esa normativa para que facilite que las familias apuesten por la ciudad histórica para vivir, y esto va a través de una flexibilización de la normativa, pasa también por unos programas de apoyo y, en definitiva, pasa por una apuesta real de transformación del casco histórico”. Está con los comerciantes cuando afirman que “no puedes forzar al comercio local a mantenerse en el casco histórico”, e insistió en que “lo que hay es que volver a atraer vecinos y automáticamente volverá ese comercio local”, sentenció.

14 ene 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito