Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 27 septiembre 2021
02:15
h

El pub Tarasca cobrará entrada para evitar las aglomeraciones de gente

Aunque algunos se muestran comprensivos, a la mayoría de los clientes no le ha sentado demasiado bien la decisión

El pub Tarasca, ubicado en el casco histórico de Santiago, es desde hace muchos años un imprescindible de la noche compostelana. Es uno de esos locales que antes de la pandemia siempre estaba lleno y en los que las esperas para entrar eran habituales. Ahora, esta situación se complica debido a los aforos limitados que impone el Covid y que están provocando que la gente que no puede entrar en los pubs o discotecas se amontone en sus exteriores, con los consiguientes problemas de ruido y molestias para los vecinos.

En el caso del Tarasca, situado en la rúa Entremuros, que es un callejón bastante estrecho de la zona vieja, han tomado cartas en el asunto y anunciaron ayer en su cuenta de Instagram que a partir de hoy cobrarán “temporalmente” entrada para acceder al local, “de miércoles a viernes”. Asimismo, indicaron “que en la puerta se entregará un bono personal por valor de doce euros, que dará derecho a la consumición de dos combinados o de cuatro cervezas Estrella Galicia o similares”. Los responsables del Tarasca aclaran en la misma publicación que “el bono es de uso exclusivo en el día de su adquisición”.

Además, para facilitar la adquisición de entradas se podrán hacer reservas por mensaje privado en la cuenta de Instagram del pub. Según explican “esta reserva caduca media hora después de la apertura de las puertas” del local, a las 23.00 horas.

Los propietarios aclararon, ante la pregunta de un cliente, que “la medida es temporal por las restricciones impuestas por el Covid”.

Y es que desde el jueves y durante el fin de semana la Policía Local tuvo que dispersar diversos grupos de gente, algunos bastante numerosos, de trescientas personas, porque los jóvenes se concentran en las puertas de los establecimientos, al no poder acceder a su interior debido a los límites de aforo.

Así, el pasado jueves en el exterior de este establecimiento tuvo que actuar la Policía Local para dispersar a un grupo bastante numeroso de gente que estaba concentrada en la rúa Entremuros, esperando para acceder al interior del Tarasca. Además, muchos de ellos tenían la mascarilla bajada sin mantener la distancia de seguridad y algunos también estaban fumando sin la separación reglamentaria.

De hecho, en la misma publicación, en la que anuncian el cobro de entrada, los responsables del establecimiento piden a sus clientes que tengan un comportamiento lo más cívico posible y respeten el descanso de las vecinos y recuerdan la prohibición de no beber alcohol en a calle. “Solicitamos evitar aglomeraciones en la calle, manteniendo un fila ordenada, donde no se puede hacer botellón” escriben y piden que se eviten “barullos en el exterior del Tarasca que incomoden el descanso de los vecinos”.

REACCIONES PARA TODOS LOS GUSTOS. La medida no ha sentado demasiado bien entre los clientes del local. Así, alguno destacaba en los comentarios a la publicación que “que el espíritu de este local nunca fue cobrar entrada, porque nunca lo necesitó, pero también por principios. Que se aproveche esta fiebre de comienzos del curso me parece lamentable”. Otros tiraban de retranca. “Para ser el líder en la revolución Irmandiña y de la verdadera izquierda mucho te saben los billetes, eh camarada”.

Y algunos se mostraban comprensivos, aunque doce euros les parece excesivo. “Entiendo que se cobre entradas, pero doce euros es un montón”. “Sois una panda de peseteros”, añadía otro usuario enfadado.

Aún así también hubo mensajes de apoyo. “La gente llorando por doce euros, que pagan de mil amores en cualquier otro antro. Mucha fuerza gente del Tarasca”. Algunos creen que es una medida necesaria “para intentar evitar las aglomeraciones en la calle, el barullo y respetar la convivencia con los vecinos. Doce euros es más que razonable para consumir en una noche, ni siquiera se cobra entrada, sino las consumiciones que se van a hacer”.

Habrá que esperar unos días para saber si la medida es realmente efectiva.

santiago@elcorreogallego.es

otro caso
Los vecinos del ruta hartos

··· La discoteca Ruta tomó la decisión de vender las entradas para acceder a la famosa discoteca de la calle Curros Enríquez en horario de tarde. El anuncio causó tal furor la semana pasada que la manzana que rodea el local se llenó de una larga cola de estudiantes ávidos de conseguir sus localidades, que prácticamente acampaban día y noche en la calle.

··· Las quejas de los vecinos no se hicieron esperar, puesto que el barullo es permanente y los estudiantes ocupan los portales de las viviendas, se sientan en la aceras e incluso se llevan sillas a la cola, en la que comen, y en la que muchos de ellos se bajan la mascarilla sin respetar la distancia de seguridad.

··· El furor por conseguir entrada para Ruta ha provocado que algunos se hayan animado a revender sus tickets, que originariamente cuestan diez euros, por cien euros.

··· Desde la semana pasada, prácticamente todos los días la Policía Local ha acudido de madrugada al exterior de esta discoteca para dispersar las aglomeraciones de gente, de unas 300 personas.

14 sep 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito