Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 14 mayo 2021
02:04
h

En determinadas rúas del casco histórico habrá que llevar la bicicleta “de la mano”

Con la modificación del borrador inicial de la nueva Ordenanza de circulación, se permitirá el acceso a estos vehículos excepto a zonas con mayor tránsito, como la rúa do Franco // ¿Se podrá entrar al Obradoiro sobre dos ruedas?

La polémica con la futura normativa de circulación del Concello de Santiago está centrada en la circulación de las bicicletas. En un primer borrador se limitaba su paso por todo el casco histórico de la ciudad, lo que provocó la movilización de la asociación Composcleta, así como las quejas de la oposición. El artículo 4 de dicho texto indicaba: “se prohibe a circulación de vehículos, incluídas as bicicletas en todo o ámbito delimitado como casco-histórico neste Anexo, aqueles que accedan, por algunha das causas previstas nesta Ordenanza; agás os vehículos que realicen funcións de carga e descarga entre as 7,00 horas e as 9:00 horas os días laborables, terán que atoparse debidamente autorizados”.

Sin embargo, el ayuntamiento incide en que ese texto se trataba de un primer acercamiento al diálogo con los grupos, y aclara que ya hay varios aspectos modificados en lo que al uso de las bicicletas se refiere. Desde la concellería de Mobilidade, su responsable, Gonzalo Muíños, incide en que “las bicicletas van a poder circular por el casco histórico excepto calles en las que haya señalización que lo prohibe”. En este sentido, la ordenanza está abierta a nuevas modificaciones y todavía no se ha delimitado cuáles serán esas calles prohibidas. El edil apela al sentido común para aclarar que serán zonas en las que el paso de una bicicleta pueda trastocar a los peatones, la principal prioridad para el Concello. Así, cabe esperar que rúas como el Franco, en condiciones normales un hervidero constante de paso, tengan limitaciones a las dos ruedas.

El concelleiro también cita otras como el Preguntoiro, la Caldeirería u Orfas, pero aclara que las zonas concretas no están aún fijadas. Eso sí, en aplicación de la lógica, reconoce que ningún policía va a multar a una persona que vaya en bicicleta por un sitio no autorizado si no está molestando a nadie en ese momento ni interrumpiendo el paso. Esto quizás implique que no se vuelva a producir la imagen de peregrinos entrando en el Obradoiro con el pedal bajo los pies, y que tengan por tanto que hacerlo a pie con la bicicleta a un lado. “La ordenanza está abierta para que se pueda circular o no en función de lo que los técnicos determinen”, añade Muíños. De momento, lo que el texto actualizado contempla es que “as bicicletas poderán circular respectando a velocidade máxima de 10 km/h”.

NORMA VIGENTE. Desde Mobilidade insisten en que la normativa vigente es, bajo su punto de vista, mucho más restrictiva con las bicicletas que lo que se prevé aprobar en pleno. La actual ordenanza de circulación -pues no solo afecta a bicicletas sino que regula todo el tránsito urbano- data de 1998. En ella se fija una delimitación horaria, de 24.00 h a 07.00 h y de 10.30 h a 24.00 h para determinadas calles, por ejemplo el interior del recinto comprendido entre Cantón do Toural, praza do Toural, rúa do Vilar, praza de Praterías, Porta Faxeira, rúa do Franco, rúa do Preguntoiro e de Xelmírez.

Al margen de lo relativo a bicicletas, el edil aclara que no se pueden producir las actuales imágenes de “camiones de reparto a las 12 de la mañana, hay que adelantar esos horarios”. Se pretende evitar que los vehículos estén durante toda la mañana por el casco histórico y otras zonas de la ciudad, por lo que se controlará este punto con los nuevos sistemas de control de accesos. De hecho, bajo el paraguas de Smartiago, se estudia establecer tres zonas exteriores de carga y descarga: Rodrigo de Padrón, plaza de Fuenterrabía y Xoán XXIII.

COMPOSCLETA. Pese a que desde la asociación de ciclistas de la ciudad valoran positivamente la modificación en el punto relativo al casco histórico, su presidente indica que existe un problema de base en cuanto a la concepción de la movilidad general. Faustino Gómez considera que “se ha evitado que se haga algo que no tiene sentido, pero no estamos satisfechos. El problema fundamental es la ciudad en sí, hay un problema de fondo: exceso de tráfico, zonas pensadas solo para el tránsito de vehículos, planificación poco útil del transporte urbano para desplazarse a algunos puntos...”. Así, afirma que se necesitan carriles bici reales y no por tramos que se acaban interrumpiendo, semáforos con frecuencias más reducidas para poder cruzar los pasos de peatones o repensar los espacios urbanos para mayores y niños.

20 abr 2021 / 12:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.