Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 03 junio 2024
15:30
h
ENTREVISTA
VLADA RUSINA // Estudiante rusa de Administración y Dirección de Empresas

“En Santiago no se percibe esa imagen del español tipo”

Los gallegos son igual que los rusos: para tener una buena relación con ellos hay que esperar un poco a que se abran

Estuvo en Santiago el semestre pasado para cursar sus estudios, es natural de Rusia –en concreto, de la región de Siberia– y ahora atiende esta entrevista en Italia, donde pasa unos días porque, dice, ama viajar.

Vlada Rusina tiene 23 años y no se atreve a decir nada malo de Santiago. O casi nada, a pesar de que no sabía ubicar la ciudad en el mapa cuando se la ofrecieron como destino Erasmus. Su adaptación dependió del idioma. No entendía el gallego pero, confiesa, que se acostumbró en poco más de un mes “gracias a la ayuda de profesores y colegas”.

Asimismo, el clima resultó ser una sorpresa, “no tan agradable como en el sur de España”, y hacer amigos fue una ardua tarea, ya que Rusina era quien tenía que acercarse para dar, cuenta, “el primer paso”.

Aunque los gallegos le parecen “cerrados” a la par que “acogedores”, la joven sostiene que hay semejanzas entre el carácter de los compostelanos y el de los rusos. Será que el frío no solo cala en los huesos.

Le gusta el hecho de viajar y de explorar otras culturas, pero ¿lo pasó mal las primeras semanas?

Un poco. Lo peor fueron los primeros días porque mis clases estaban en gallego... y yo no sabía. Pensaba que iban a estar en español. No me dijeron nada cuando hice la solicitud, por lo que me quedé bastante sorprendida. Pedí a los profesores que me cambiaran el idioma. Unos me dijeron que sí, la gran mayoría, pero otros no accedieron. Además, mi nivel de español en aquel momento no era muy alto. Como un B1.

¿Los compañeros eran proactivos en clase?

Sí, por supuesto. Les pedía las notas que tomaban en las clases y no tenían inconveniente en ayudarme.

¿Cómo fueron los trámites para instalarse en la ciudad?

No muy difíciles, ya que en Rusia tenemos bastante burocracia y estamos acotumbrados a los procedimientos administrativos. Cumplí todo en un mes. Sobre todo, fue una sorpresa que no tuve que presentar ningún documento sobre el covid. Como no tengo la vacuna de la Unión Europea, sino la rusa, pensaba que podría suponer un problema.

¿Qué hay de los visados?

¡Se me olvidaba! Esa fue la peor parte... La embajada de España en Rusia está en Moscú y, como yo soy de Siberia, tuve que viajar allí varias veces. Tanto para entregar la documentación como para recogerla una vez que fue aprobada.

¿Qué es lo que más le gustó de Santiago durante su estancia?

De Santiago me gustó todo. Aunque, cuando llegué, el clima fue una sorpresa. No sabía mucho de Santiago. Me habían dicho que era húmedo y que hacía una temperatura no tan agradable como en el sur de España. Sin embargo, tuve suerte y no llovió mucho mientras me alojé en la ciudad. Amaba la naturaleza, los paisajes verdes y también la arquitectura. Mi ciudad es más moderna y no hay edificios tan antiguos como en el centro histórico de Santiago.

¿Cómo fue el trato que le dieron con los gallegos?

La gente es maravillosa. No puedo decir casi nada malo de Santiago. Tanto los profes, como los compañeros de clase, como los alumnos Erasmus, se portaron genial conmigo. Sobre los compostelanos, en general fueron muy amables y acogedores. No obstante, diría que son un poco más cerrados si los comparo con la imagen típica de los españoles. Antes de llegar, creí que serían más abiertos.

¿Qué es ese “casi algo” que mejoraría de Santiago?

Fue una decepción que los bares, los cafés y algunas tiendas y supermercados cierren pronto. En Rusia todo está abierto casi todo el día.

¿Qué hay que hacer para forjar una buena amistad con un gallego?

Las primeras semanas me costaba bastante hacer amigos porque era yo quien tenía que dar el primer paso para conocerlos. Para tener una buena relación con los gallegos tienes que esperar a que se abran.

¿Nuestro carácter se parece al de las personas rusas?

Sí, bastante parecidos. Los rusos somos muy fríos en imagen pero, cuando vas a conocernos mejor, somos gente muy agradable y muy bonita, como los españoles. Yo diría que es cuestión de tiempo. Sin embargo, no quiero generalizar.

21 mar 2022 / 00:17
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito